Jaque al "procés"

23.10.2017 | 04:45
Jaque al "procés"

La vida es eso que pasa mientras estamos mareando la perdiz entre el 155 y la DUI". Si John Lennon estuviera aún con nosotros, bien podría actualizar aquel verso de "Beautiful boy", una de sus últimas canciones, en la que reciclaba para la música una atinada ocurrencia del escritor Allen Saunders sobre, como diría cualquier tautólogo aficionado, ´la importancia de lo importante´. Mientras los humanos andamos enfrascados en nuestros planes y preocupaciones, la vida transcurre alrededor y con frecuencia no nos enteramos.
Ya hace unos cuantos meses que este bonito barco al que nuestros antepasados hace más de cinco siglos decidieron llamar España vive sumido en una marejada sin precedentes desde la muerte del dictador. El viaje de la democracia, respaldado por una abrumadora mayoría de los españoles, no tenía por qué ser fácil. Ya de hecho la botadura del barco fue resultado de un complejo acuerdo entre gentes que opinaban diferente, pero que supieron ofrecer las renuncias necesarias para ensamblar una embarcación estable en la que pudieran viajar todas las sensibilidades. Pero la situación ha cambiado bastante.
Desde la ruptura de facto que protagonizaron las fuerzas independentistas en el parlamento autonómico el 7 y 8 de septiembre al aprobar la ´Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república catalana´ desoyendo al Tribunal Constitucional, se han consolidado dos mundos paralelos, dos realidades, dos lenguajes. Quienes creemos en la vigencia de nuestras normas de convivencia no damos crédito a Carles Puigdemont cada vez que sale por televisión a adoctrinar a sus fieles. España les oprime, España les niega su identidad, España les pone la pierna encima para que no levanten cabeza. Y junto a los ideólogos que urden las maniobras desde los despachos, otros muchos catalanes han terminado por creerse el cuento de buena fe. Y otros que no lo creían, se han venido sumando a sus filas como muestra de rechazo contra la lejanía y el desprecio que ellos ven cuando miran a Madrid.
En plena fractura social, en los inicios del desastre económico, con centenares de empresas fugándose de Cataluña en busca de seguridad, el Gobierno ha movido ficha. Decepcionando a no pocos agitadores e incendiarios a uno y otro lado del Ebro que hubieran preferido ver los tanques desfilando por la A-2 rumbo a Barcelona, la activación del artículo 155 de la Constitución marca la hoja de ruta para el restablecimiento del orden constitucional, ni más ni menos. Mucho se ha venido hablando estos días de la cifra mágica, que hasta ahora había pasado casi inadvertida en estos 40 años y cuya falta de concreción ha puesto nerviosos a los alarmistas, que son legión.
La triste jornada del 1 de octubre dio sin duda que pensar a unos y otros. Desde entonces vivimos en una especie de partida de ajedrez con movimientos estratégicamente calculados. El cruce de cartas entre Madrid y Barcelona ha frenado un tanto la tensión social dando a la crisis un tono burocrático que muchos hemos agradecido.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad