Moncloa, wake up!

19.10.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Empiezo a escribir. 19:47 horas de ayer. Confuso. A mi amigo José Ignacio Pinto le hace gracia uno de los epitafios que me tengo reservado para cuando llegue mi hora: "Aquí yace Juan Carlos García-Regalado, y aún confuso". Y así me siento: confuso. No necesito morirme para estar confuso, sobre todo cuando estás en España y te sientes español, y orgulloso de ser español. Es increíble, sentirte confuso por sentirte de tu país, de tu patria, por reconocerte en tu bandera, en tu territorio, en tu lengua (mamá, hablamos español, no castellano, ¡que no te manipulen como si fueras una simple y pobre catalana!)€ Sentirte confuso por reconocerte en tu gente, ¡increíble!
Me siento confuso incluso antes de morir; confuso y rabioso, pues el cuerpo me pide liarme a mamporros con el nazismo catalán, algo por lo que cualquier demócrata y cualquier ser humano me apoyará, ya que el mejor nazi es el nazi muerto o el nazi podrido en la cárcel, ¿o no?, ¿o mejor dialogamos con los nazis mientras les funden el cerebro a nuestros niños?

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad