Diálogo sí, pero con otros

15.10.2017 | 04:45
Julián Ballestero

Llegados a este punto, no queda más remedio que tirar p´alante. Ha costado Dios y ayuda que Mariano Rajoy apretara el botón rojo del artículo 155 de la Constitución, pero una vez encendida la mecha, hay que ser coherentes y no hacer caso a cantos de sirenas.
Por eso me fastidia que el Gobierno de la nación siga tendiendo la mano al golpista Carlos Puigdemont, ofreciéndole diálogo dentro de la ley si mañana lunes miente como un cosaco (no sería nada extraño, porque el president y sus antecesores llevan treinta años asentados cómodamente en la mentira) y niega haber declarado la independencia de Cataluña.
Hace ya tiempo que se perdió la oportunidad para el diálogo con los secesionistas. Si estamos todos de acuerdo en que no se puede hablar ni negociar con quien ha convertido en costumbre la desobediencia a las leyes, habrá que concluir que el Gobierno legítimo y democrático de todos los españoles no puede rebajarse a pactar con quien ha puesto a la nación al borde del estallido de la manera más vil e infame.
Rajoy, debería ofrecer, en el mejor de los casos, un atenuante por arrepentimiento en el delito de sedición que Puigdemont y sus cómplices han cometido a conciencia, con mendacidad y alevosía. Lo demás sobra.
Una vez que la maquinaria imparable de la legalidad se ha puesto en marcha con el consenso de los tres grandes partidos constitucionalistas, gracias por cierto al insólito ejercicio de responsabilidad de Pedro Sánchez, hay que desenmascarar a los trileros de una vez para siempre.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad