Cuando el Rey se ganó el sueldo

05.10.2017 | 04:45
Julián Ballestero

El Rey se ganó el sueldo de sus tres primeros años de mandato con el contundente discurso del pasado martes. Quienes no hayan valorado su trabajo desde que heredó el trono de Juan Carlos, ahora deberán reconocer que mereció la pena ficharle para sostén de nuestra democracia.
Felipe VI lanzó con firmeza , en la tarde-noche del martes, un discurso excepcional donde marcó al Gobierno y a los partidos mayoritarios la senda para volver al orden democrático y constitucional, tras haber vivido uno de los momentos más críticos de la historia de la democracia en España.
Los españoles necesitábamos un empujón a nuestra autoestima como el que nos dedicó el monarca, tras dos días de sentirnos el culo del mundo. Escuchándole comprendimos que no solo tenemos la ley de nuestra parte, sino también la razón y el sentido común.
La firmeza de su intervención extraordinaria supone un aldabonazo en la puerta de la Moncloa, donde Mariano Rajoy sigue meditando entre sueños y pesadillas. Don Felipe le puso el toro en suerte, con temple y verdad, como los grandes matadores. Ahora solo falta que el presidente del Gobierno coja al toro por los cuernos y se dedique a aplicar el artículo 155, la Ley de Seguridad Nacional o cualquier otra medida contundente que devuelva la convivencia democrática a Cataluña y que proteja a los catalanes de la turba enfurecida que se ha enseñoreado de las instituciones autonómicas y de la calle.
El discurso del Rey fue muy importante por lo que dijo, pero sobre todo por lo que no dijo. No habló de diálogo, de negociación, ni de componendas con los golpistas. Les llamó por su nombre, desleales, y denunció sus crímenes: han socavado la convivencia de la sociedad catalana, la han dividido y la han fracturado. Además ofreció cariño y protección a los españoles de Cataluña, que son todos los habitantes de esa Comunidad, aunque algunos no lo sepan, y les aseguró que no están solos y que tienen el apoyo del resto de los españoles. Como lo tienen los guardias civiles y los policías nacionales vilipendiados y perseguidos por las hordas nacionalistas en las ciudades y pueblos catalanes. Un apoyo que en la web de La Gaceta quedó expresado ayer con cientos de mensajes de cariño hacia las fuerzas de seguridad del Estado, que han defendido el Estado de Derecho frente a la incomprensión de tantos dirigentes políticos en España y fuera de España.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad