Suerte, Fernando. Gracias, Fernando

27.05.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Aprovechando que mañana Fernando Alonso participa en las míticas 500 Millas de Indianápolis, me parece un momento excelente para establecer paralelismos entre el piloto español, toda una estrella que ya nada tendría que demostrar, y la propia España, la amada España del piloto, nuestra amada España, la que hoy está perdida en un caos existencial con tintes más de vodevil que filosóficos.
Alonso en sí mismo es España, la grandeza de nuestra nación, representada en sus esfuerzos y en sus muchos éxitos. Alonso es un piloto automovilístico, pero es en realidad la épica de nuestra nación, la gloria y la muerte, el triunfo y la incomprensión, la loa y la envidia.
Fernando Alonso, casi desde sus inicios en la F1 -cuando empezó a ser conocido por el gran público-, es el hombre que lucha contra los demonios de su identidad, y lo ha hecho, y lo sigue haciendo, desde el silencio, aceptando el reto de ser vapuleado una y otra vez sin razón alguna por sus compatriotas, cuando ganaba€ y no digamos ahora, cuando se arrastra literalmente por los circuitos con un bólido inexplicablemente fallido.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad