Fuera de combate

23.05.2017 | 04:45
Juan Mari Montes

Hace unos años, en pleno declive del que fue el mejor portero del mundo, Iker Casillas, se instaló entre la afición madridista un plebiscito que terminó dividiéndola en dos sectores irreconciliables. Unos pensaban que el Real Madrid era un club tan exigente que si quería seguir optando a títulos debía contratar un portero más fiable y otros eran incapaces de aceptar que un héroe que había dado tanta gloria al club tuviera fecha de caducidad.
Seguramente uno de los momentos más críticos para la supervivencia de Casillas en el Madrid fue cuando los jugadores y aficionados del Barça, su eterno rival, y la prensa antimadridista en pleno, comenzaron a regalarle todo tipo de lisonjas. Aquella defensa tan entusiasta de Casillas, fue lo que a la postre más antipatía le creó entre la peña madridista, que comenzó a silbarle en el transcurso de los partidos y que finalmente acabó dándole la puntilla. A los pocos días, Casillas se vió obligado a marchar al Oporto, en busca de una competición menos exigente y una afición más cariñosa.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad