Eólicas

21.05.2017 | 04:45
Román Álvarez

Ya en otra ocasión aludí al millonario agujero que los usuarios debemos pagar como consecuencia de la Ley del Sector Eléctrico aprobada cuando Aznar era mandamás en España. Esa ley afectó a los llamados costes regulados, a las inversiones en centrales y a las energías renovables, en las que grandes consorcios y pequeños ahorradores invirtieron considerables sumas de dinero. Luego vino la reforma eléctrica de Rajoy de 2013 y, ahora, los peces gordos de estas inversiones, es decir, los poderosos internacionalmente hablando, van a conseguir que el erario público les compense por las pérdidas. En efecto, la Corte de Arbitraje del Banco Mundial ha determinado en un laudo que España debe abonar una millonada por el sobrevenido cambio en las reglas del juego, es decir, por la reducción de las famosas primas a las inversiones termosolares. En cambio, los sufridos y modestos inversores se tendrán que conformar con alguna que otra migaja, si es que llegan a ver algún mísero rebojo, porque no creo que les compense entrar en costosos litigios que podrían durar años. Les saldría más caro el collar que el perro.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad