Mayoral

19.05.2017 | 04:45
Santiago Juanes

Ha esculpido algunas páginas memorables de la historia salmantina con sus nombres propios. Hablo de Fernando Mayoral, al que tanto hay que reconocerle. Anoche se hizo un homenaje no muy lejos de la escultura a José del Castillo, conde de Francos, que saluda a quienes entran en el Ayuntamiento por la puerta noble. El mismo al que vemos junto a Alberto Churriguera trazando las líneas de la Plaza Mayor. Mayoral ha esculpido a gentes de letras, como San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, Gonzalo Torrente Ballester, Pepe Ledesma o Germán Sánchez Ruipérez. A hombres de armas, como Wellington, armadas con zapatillas de deporte, como José Luis Sánchez Paraíso, o armando escuelas como Filiberto Villalobos. Figuras con los pies en el suelo, pero el alma quizás más arriba, como sor Eusebia Palomino, en Cantalpino. Tiene el encargo de realizar una escultura a Vicente del Bosque, que ha sido alma de tantas alegrías. Mayoral puede con todo, incluso con el alma de Salamanca, que mira a la Vaguada de la Palma, desde uno de los espacios donde mejor vista hay de la ciudad. Mayoral es pequeño pero su escultura es grande. Vive tierra adentro, pero ama el mar. Ve lo que otros no vemos y encima es capaz de representarlo y dotarlo de alma. Después de todo el proceso de confección de una escultura sopla sobre ella y le da el don de la expresividad, casi de la vida. Observar una escultura de Mayoral en la calle es conectar con la historia de Salamanca.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad