A veces llegan cartas

14.05.2017 | 04:45
Román Álvarez

"A veces llegan cartas con sabor amargo, con sabor a lágrimas; a veces llegan cartas con olor a espinas que no son románticas€" así lo cantaban en los años setenta los incombustibles Julio Iglesias y Raphael. Creo recordar que de esa melodía del prolífico Manuel Alejandro tenía su propia versión Alberto Cortez, si bien el argentino —también incombustible— compuso otra con letra igualmente alusiva a la correspondencia: "Recibir una carta de ti es la evidencia de saber que te acuerdas de mí cuando hay ausencia".
Ahora, ya las únicas cartas que llegan a los buzones domiciliarios son las de los bancos o las infladas facturas de la luz. Y poco más, salvo andanadas de promociones publicitarias de todo tipo o, en alguna malhadada ocasión, la temida cita de la Agencia Tributaria que hace que te tiemblen las rodillas en cuanto ves el sobre amarillo del remitente fiscalizador.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad