Aquella escuela normal...

05.05.2017 | 04:45
Elena Sánchez

Septiembre del año 1966. Sin esperarlo me llaman de la Escuela Normal para una entrevista. Lo primero que encuentro en el edificio es una lápida de pizarra con el año de su fundación: 1858. Su vida ha sido intensa porque dominar la Escuela era tanto como dominar la sociedad; el Maestro -una de las palabras más hermosas de nuestro idioma- quería ser atraído por el estilo social de cualquier ideología.
Acudo al Despacho de Dirección un tanto nerviosa. Me recibe el Director y me propone dar clase como profesora interina. Acepto de inmediato.
¿Cómo era la Escuela Normal?. El claustro tan precioso como ahora. Las clases amplias, algunas un poco lóbregas, la calefacción una estufa de leña, ¿materiales de enseñanza?: la pizarra . ¿Biblioteca?: casi desconocida. ¿Sala de profesores? un espacio minúsculo al lado de la Secretaría del Centro.
Un día cualquiera del mes de Octubre, en horario de tarde, me apresto a entrar en una clase de tercer curso. Una sensación de nerviosismo, disimulado lo posible, hace gorgoritos en mi estómago. En la clase están 80 estudiantes del último curso de Magisterio que me miraban con la lógica curiosidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad