Enrediques y pendencieros

21.05.2016 | 04:45
Alberto Estella

Partiendo de mi convicción de que representan el comunismo, sigo preguntándome cómo es posible que hubiera más de cinco millones de españoles que en diciembre pasado votaron a Podemos o sus franquicias, y que las encuestas indiquen que pueden volver a elegirles. La mejor explicación la oí ayer a un contertulio: para un importante sector de la población, el PP y el PSOE, hegemónicos tantos años, se han hecho envidiar, resultan odiosos, y ese rencor no se disuelve fácilmente. Los inútiles y quienes se han pasado media vida esforzándose por triunfar sin conseguirlo, miran con inquina a los instalados „sobre todo si son tan mediocres„, resentimiento que aumenta y llega a convertirse con el tiempo en cólera y voto radical.
España es campo abonado para la envidia, el pecado capital de los batuecos. Entre los muchos ejemplos históricos, vengamos a Salamanca. Es Fray Luis quien gime desde la cárcel "aquí la envidia y mentira me tuvieron encerrado". Es Unamuno quien hace decir a Joaquín, sobre el protagonista de la novela Abel Sánchez: "Sus éxitos me quitan el sueño". Detrás están Abel, el pastor, y Caín, el labrador, con su "sombra errante" machadiana, cruzando por este trozo de planeta. Tras ellos miles de hermanos, colindantes, vecinos€ han muerto por estas tierras y sierras golpeados con una quijada de burro, una estaca, o un azadón, por una herencia, un surco de mas en la besana, el desvío del riego, un pastoreo abusivo... En la Sierra era frecuente "tirar de navaja", y dar algo más que una pinchaina, por un quítame allá esas pajas, o no me quites la hembra.
No han sido menos las peleas que uno contempla, sordas o abiertas entre políticos, como la que hoy mantienen soterradamente Pablo Iglesias con su correligionario Íñigo Errejón, o abiertamente Pedro Sánchez con su adversario Mariano Rajoy; entre profesionales de la medicina, el derecho€ como la que dicen desatada entre Margarita Robles „que irá de número dos del PSOE por Madrid„, y el presidente del Consejo del Poder Judicial, Sr. Lesmes, que con tal motivo la ha privado de su plaza de Magistrada del Tribunal Supremo; o entre literatos, que al menos han dejado epigramas ingeniosos o anécdotas divertidas, como los poemas entre Góngora y Quevedo, o las pullas de Baroja a todos los demás.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad