El legado de Obama

31.03.2016 | 04:45
Tomás Pérez Delgado

La arrolladora fuerza de Donald Trump en las primarias viene mostrando el sesgo ampliamente nacional de su movimiento entre los republicanos. El extremismo de su discurso, sin embargo, convierte a Hillary Clinton, mayoritaria entre los demócratas, en la muy probable nueva inquilina de la Casa Blanca. Si lo consigue, se mantendrían las líneas básicas de la política exterior del actual presidente, que ella misma ayudó a definir y gestionar como Secretaria de Estado. Singularmente, la revisión crítica del excepcionalismo ame- ricano. Persistirá ciertamente la inspiración de Winthrop de la "ciudad brillante sobre la colina", pero la América del inmediato futuro no se percibirá a sí misma tan fuerte y tan virtuosa como para imponer su liberadora visión al resto del mundo. Lejos quedan los tiempos del discurso de despedida de Reagan, que definía a los Estados Unidos como el faro/guía de la Humanidad. Así lo ponen de manifiesto la nueva relación con Irán y Cuba, los límites en la lucha antiyihadista y la cautela en la contención de Rusia y China.
Con todo, es evidente que Estados Unidos sigue siendo el único país capaz de liderar la respuesta a crisis globales como la irradiación afroasiática de la pandemia yihadista o la expansión del ébola „fueron ingenieros y médicos militares americanos los que yugularon la enfermedad„. Ahora bien, resulta igualmente claro que Norteamérica no posee ni voluntad ni fuerza suficientes como para resolver casi en solitario, como en la guerra fría, los grandes conflictos de nuestra era.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad