Un rato largo con Blas

13.12.2014 | 04:45
Un rato largo con Blas

Fue una coincidencia fortuita en un lugar en el que ni yo esperaba verle ni él esperaba verme. Ocurrió en un centro comercial del alfoz al que fuí para hacer algunas compras. Al entrar me encontré con un grupo de personas que pedían alimentos para el Colegio de Armenteros, y al frente de ese grupo estaba Blas Rodríguez, párroco de Fuenterroble, en cuyas manos está el presente y tal vez el futuro del Colegio La Inmaculada de Armenteros. Le vi, me acerqué y comenzó el rato de conversación que echamos, un rato largo, porque con este hombre el tiempo no pasa.
Blas es un cura peculiar, pertenece a esa rara estirpe de los escogidos entre los escogidos, activista de trinchera, de los que se mueven en primera línea de combate y no paran aunque las balas les silben alrededor. Es uno de esos a los que el destino ha llevado a tierras de misión, que para buscarlas no hay que ir a los rincones más apartados y salvajes de África, ni a los más inhóspitos de América, Asia u Oceanía. No hace falta salir de Europa, ni de España, ni siquiera de Salamanca para encontrarlas allí donde menos se espera... y el Colegio de Armenteros es tierra de misión donde ejercerla, como antes hizo don Juan Trujillano, el hacedor de todo esto que Blas ha tomado para reflotarlo antes de que se hunda con todos dentro. Y en ello está.
Se ha comprometido en cuerpo y alma. Hombre que se multiplica por dos, por tres o por lo que haga falta con tal de estar donde hay que estar y en el momento oportuno [ahora en Armenteros], y fiel a la doctrina que le mueve, no hay quien lo pare.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad