El avión de Don Quijote

30.03.2014 | 04:45
Rafael Martínez-Simancas

Después de lo del vuelo desaparecido de Malaysia Airlines no tenemos el cuerpo para aviones y, por eso se nos heló la sangre cuando empezaron a llegar noticias de otro avión caído al mar de Canarias. A pesar de que el desmentido de AENA circuló de inmediato tardamos un tiempo en recuperar resuello y pulsaciones, ni siquiera una buena noticia es capaz de borrar el miedo a una catástrofe, el mecanismo tarda en recuperar la calma.
La no-noticia circuló por Twitter como pasto seco al que le han prendido llama, y luego a las agencias de noticias, a los informativos y a una imagen lejana de lo que parecía un avión flotando en el mar, recordaba al avión de American Airlines que amerizó en aguas del río Hudson sin víctimas. Alguien se equivocó y luego los medios nos encargamos de que todo fuera más confuso porque contribuimos al esparcimiento del error básicamente llevados por la falsa idea de que dar el primero la noticia es el éxito cuando desde siempre las noticias hay que darlas bien, mucho más sencillo. La diferencia entre una redacción y un cuartel de bomberos es muy poca pero al menos los bomberos se ponen todo el equipo antes de salir a apagar el incendio.
Cuando más tarde alguien acercó la imagen se pudo ver que no había tal avión por mucho que se difundiera el equívoco a los cuatro vientos. Siempre es necesario tener un Sancho Panza a mano que nos recuerde que no son gigantes si no molinos de viento, en este caso eran barcos y no aviones. Esa sencilla advertencia de un fiel escudero hubiera evitado poner en marcha el mecanismo de rescate que se activa cuando se ponen en marcha los protocolos del 112.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad