Año nuevo

17.12.2013 | 04:45
Juan Mari Montes

Intuyo que amanecen nuestras autoridades al día siguiente de la Nochevieja universitaria esperando ese momento en que el funcionario de confianza se acerque con la bandeja en la que se depositan los dos sobres con el resacoso informe de la majestuosa ingesta de gominolas y alcohol.
En uno de ellos, tal vez de color rojo, figurarán todos los datos negativos de la gran movida: el número de comas etílicos registrado durante la noche, las peleas en las que tuvo que intervenir la policía, los desperfectos que pudieran haberse producido en el patrimonio comunal, el memorable número de positivos en los respectivos controles de alcoholemia efectuados por la policía de tráfico, la colección de fotografías con las montañas de basura que testifican la evidencia del colosal botellón, el número indeterminado de denuncias y protestas de ciertos vecinos aguafiestas o el porcentaje de leyes que cayeron en suspenso esa memorable noche que a la ciudad le convenía perder su espíritu de ilustre ciudad de cultura y saberes para vestirse su traje más hortera de cuadrilla vocinglera y gamberra que sopla un matasuegras en busca de local barato para celebrar su despedida del año tras orinar en cualquier esquina.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad