Al compás del chacachá

04.12.2013 | 04:45
Alberto Estella

Ya tenemos obra, fecha y compromiso ministerial. Ojo, no de hora y media, sino de 84 minutos en tren a Madrid. Ni uno mas ni uno menos, como las uvas de fin de año, ni once ni trece, que ya iba siendo hora y creí que no llegaba nunca. Cuando Calderillo y sus correligionarios gobernaban, prometieron lo mismo y mas, pero se ciscaron en la promesa. Nos encalomaron los TRD, unas viejas cafeteras y unos vagones usados que fallaban como escopetas de feria y convertían la marcha a Madrid en una aventura, a veces un viaje interruptus, en nevera o en tostador, según la avería. Compuse unas coplas del ferrocarril, compadeciendo a los viajeros, "retusos y caberados / o con la paciencia rota, / del dichoso terredé. / Pa mear y no echar gota, / que decía Esperabé".
La foto en Medina, a pie de vía, semejaba una caja de fosforitos. ¿De donde salieron tantos tabardos amarillos? Pero si la seguridad estaba asegurada, sin ponerse los llamativos tres-cuartos de ADIF. Ningún tren, ni siquiera ligerillo, iba a salir de un túnel a traición y llevarse por delante un par de políticos. Comprendo que lo llevaran operarios que ponían los raíles, pero ¿los invitados y los medios?. Bueno pues pa todos anguarinas amarillas con reflectantes, sobradas, talla XXL, hala uniformidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad