Ellos se retratan

03.12.2013 | 04:45
M. Vicente

Méndez ha decidido que los suyos coman el turrón en paz y disfrutando de las falsificaciones de los bolsos y demás prebendas de las que se han surtido gracias al chollazo de los cursitos de formación, el dinero de los ERES destinado a los parados y otras subvenciones públicas. Ya después de las mariscadas a costa del bolsillo de los contribuyentes, a las que están ya tan acostumbrados y de los regalitos de los Reyes Magos, en los que posiblemente, aunque ateos confesos, hayan empezado a creer, darán explicaciones de los escándalos. Eso es lo que ha dicho el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, que al parecer estaba enterado de algunas de las vergonzosas actuaciones de sus colegas en Andalucía, pero hacía la vista gorda porque, presuntamente, también se beneficiaba de los dinerillos de los expedientes de regulación de empleo.
UGT Andalucía ha sido una fuente inagotable de escándalos, pero hasta que le ha estallado la bomba en la cara de Méndez, la táctica era mirar para otro lado y desprestigiar a la jueza Alaya, que ha sido la encargada de desenmascarar a esta panda de sinvergüenzas o arremeter contra los medios de comunicación, es decir matar al mensajero.
El pasado viernes dimitió el secretario general de Andalucía, aunque Méndez ya había decidido que el escándalo se abordaría con el estómago lleno después de las fiestas. Esta dimisión no servirá para evitar la caída en picado de credibilidad que desde hace tiempo sufren los sindicatos, por no hablar de la patronal, que también está sumida en una crisis de credibilidad ante la sociedad por su oscurantismo y por la trayectoria no siempre ejemplar de sus dirigentes, más en estos tiempos donde los trabajadores y los empresarios, pequeños y grandes, tienen que dar el "do" de pecho para afrontar como pueden esta larga crisis económica.
Y mientras eso ocurre en Andalucía, en el resto de España, incluida Castilla y León y Salamanca, no creo que sea muy diferente, si bien es cierto que es muy posible que las cantidades de dinero para inútiles cursillitos y para "ERES" es bastante menor que el que se manejaba en el cortijo socialista de Chaves y Griñán.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad