Sin jactancia ni alabancia

11.04.2013 | 04:45
ANSELMO SANTOS

Ya queda lejos la Semana Santa, pero aún vuelven los ecos de su recuerdo envueltos en agua. A pesar de que se vaticinan malos augurios, la vida continúa y por ello coincido en uno de mis paseos cotidianos con Genaro un personaje recio en su vocabulario, en sus costumbres, respetuoso y cariñoso con la gente. Me invita a un refrigerio en bar cercano que acepto, pues sin duda de otra forma no podríamos comenzar a platicar ni contarme sus vivencias en las que se mezclan las anécdotas jocosas con las aseveraciones contumaces. Tomamos un vaso de vino bueno y una "banderilla" de aceituna de hueso, anchoa y pimiento rojo. Genaro, picarón él, se ríe moviendo de posición su gorra bilbaína (la tiene capada)€ y sin preámbulos asevera: "Te voy a contar un sucedido"€
En Barcelona antiguamente, de cuando había tranvías, se celebraba una procesión de Semana Santa con gran recogimiento. Todo transcurría según lo previsto y en ella se hacía notar un nazareno que con enorme cruz de madera sobre sus hombros y pesadas cadenas arrastradas por sus pies descalzos en penoso andar, avanzaba. En un momento determinado el nazareno se fue desviando por una calle lateral al recorrido de la procesión y siguió la marcha en solitario ante el asombro del resto de nazarenos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad