Entrañables (I)

28.05.2011 | 06:45
ANSELMO SANTOS

Han pasado las elecciones y la vida sigue. Los unos han ganado y, dadas las circunstancias de la España actual, el logro, tal vez, haya sido una "bicoca", que es "cosa de poca estima y precio". Y los que han perdido, tal vez, han "bramado", que es "manifestación con voces articuladas o inarticuladas y con extraordinaria virulencia la ira de la que están poseídos". Lo indudable es que "la vida continúa y que mañana será otro día".

Andaba en esas disquisiciones cuando me "topo", cerca de la plaza de Barcelona salmantina, con una persona entrañable, Leonides Guzmán, que junto a su hermano Saturnino regentaron durante muchos años el mítico "Bar Peñaranda", siempre a la vera de la vieja estación de ferrocarril. En esta mañana de pura primavera, Leo y un servidor hemos "pegado la hebra parlanchina" y hemos charlado de lo divino y humano; me temo, que más de lo segundo que de lo primero y nos hemos extrapolado en el recuerdo a muchas historias humanas surgidas en el entorno de aquel bar, de aquella vieja estación, testigos mudos de muchos aconteceres y de personas singulares, entrañables?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies