TOROS

El doctor Ortega, sobre la grave cogida de Castaño en San Fermín: "Ha tenido suerte de que el pitón no entrara en la cavidad abdominal..."

Se someterá a una nueva revisión este viernes y ya le han recomendado que empiece a caminar para que no se atrofie la masa muscular

12.07.2018 | 10:46
Castaño, recuperándose de la cogida en su domicilio de Salamanca.

Javier Castaño llegó este martes por la noche a Salamanca procedente de Pamplona, donde el domingo un toro de José Escolar le infirió una grave cornada en el vientre. Tras recibir el alta del Complejo Hospitalario de Navarra el martes, Javier Castaño se puso ayer en manos del doctor Ortega, que tomó el testigo del doctor Hidalgo, quien le operó en la enfermería del coso de La Misericordia y siguió su evolución los dos primeros días. El doctor Ortega evaluó ayer por la mañana al diestro charro y comprobó de primera mano el buen estado de la herida: "Presenta un magnífico aspecto; le he retirado parcialmente parte de los drenajes aunque aún los mantiene. La evolución está siendo muy buena. Ha tenido mucha suerte". El doctor Ortega confiesa que vio el percance en directo a través de la televisión y afirma que fue un milagro que el pitón no entrara en la cavidad abdominal: "Cuando supimos eso ya nos quedamos todos mucho más tranquilos, porque ahí las consecuencias hubieran sido mucho más graves. Esa es una zona muy delicada". El doctor puntualiza el momento de la cornada: "Fue en el segundo derrote, cuando lo cogió arriba, en el momento que lo lanzó por alto al meterle el pitón por la entrepierna fue cuando le infirió la cornada". El doctor Ortega prefiere ser cauto y no avanzar plazos en cuanto a la reaparición del torero, quiere ir poco a poco: "Hay que ver como evoluciona la herida y si los planos musculares están bien. A ver si en unos 15 ó 20 días... Todo se irá viendo poco a poco". De momento volverá a examinar el estado de la herida mañana viernes y la recomendación desde ya ha sido contundente: "Le he dicho que empiece a caminar, que no esté quieto para que no se atrofie la masa muscular, que según se vea él fuerce más o menos; y poco a poco iremos dando más pasos. Ahora andar y caminar". Sorprendente para cualquier persona normal, los toreros está claro que no lo son. Tiene una cicatriz muy amplia, en horizontal, que va desde la zona lumbar hasta casi el ombligo. Y solo hace cuatro días del estremecedor percance. Él ya piensa en volver a torear.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

anteriorsiguiente

Pueblos de Salamanca
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad