TOROS

El Puerto también triunfa en Perú

Puerta grande para Castella con un gran ejemplar con el hierro de La Ventana

27.11.2017 | 19:11
José Juan y Lorenzo Fraile.

Sebastián Castella fue el triunfador de la cuarta corrida de la Feria del Señor de los Miagros de Lima, al cortar dos orejas al cuarto toro de la tarde de la ganadería La Ventana del Puerto. El venezolano Jesús Colombo tomó la alternativa de matador de toros, dejando buena impresión en la tarde limeña, en donde completó la terna Ginés Marín, que no tuvo mayor opción con su lote.

El público abroncó a la autoridad al primero de Sebastián Castella por su escasa presencia y su lidia se desarrolló entre gritos y reclamos. El toro iba mejor por el izquierdo y con peligro por el derecho. El diestro prefirió machetearlo y abreviar. Lo despachó de una estocada trasera.

El cuarto fue el mejor presentado y destacó por su fijeza, nobleza y prontitud, pero sobre todo clase en sus embestidas. Abanto de salida, fue fijado por Castella toreando a la verónica. Tras un buen puyazo, el diestro galo hizo el quite por chicuelinas citándolo a distancia, todo entre ovaciones. Brindó la muerte del toro al público para luego recibirlo en los medios con cambiados por la espalda y derechazos en los que brilló por su quietud. Las series iniciales fueron las de mayor emoción por la calidad del toro, cuyo defecto marcó también la complicación de su lidia: le faltaba recorrido a su embestida. Castella estuvo acertado toreándolo en el sitio preciso, superando ese defecto. La faena perdió intensidad por los enganchones que se fueron sucediendo. Tras unos circulares, mató de una estocada arriba con la que el Juez le concedió dos orejas a insistencia de los tendidos.

Ginés Marín hizo todo con gusto y torería, pero no pudo mostrar la dimensión de su toreo. Al tercero lo lanceó por delantales y verónicas aprovechando la fuerza inicial. El toro tenía clase pero le faltaba poder y transmisión. Apuntó buenos muletazos por el derecho principalmente pero la faena no escaló a más por la sosería del animal. El quinto tenía muy pocas fuerzas y no le dio opción. No se dejó de salida y rodó varias veces por la arena. Abrevió.

Colombo tomó la alternativa, causando buena impresión en la afición limeña por su capacidad y recursos. Fino con el capote, hábil con las banderillas y efectivo con la muleta, estuvo por encima de su lote. Al toro de la alternativa que era manso, tardo y mirón, lo fijó en los medios con verónicas y chicuelinas, para luego lucirse en el quite que fue por gaoneras. Todo con gusto y suavidad. Se le aplaudió con las banderillas colocando cuatro pares, el más logrado fue tras recortarlo dos veces por la cara. Con la muleta fue otra historia. El toro se rajó pronto. Mató de media estocada y salió a saludar desde el tercio.

El sexto fue un buen toro por su nobleza y calidad, pero le faltó transmisión con la muleta. Colombo se lució nuevamente con los palos, siempre reuniéndolos arriba. Inició por derechazos de rodillas exigiéndolo mucho por abajo. Culminó con luquesinas y el desplante. Perdió la oreja por fallar con el estoque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

anteriorsiguiente

Pueblos de Salamanca
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad