16 septiembre 2019
  • Hola

¿Qué es lo que deja con la boca abierta a los turistas cuando nos visitan?

La celebración, el uso de los apellidos o los besos son algunas de las peculiaridades que más sorprenden

26 may 2019 / 13:35 H.

España es el segundo país preferido de los turistas y así nos lo hacen ver llenando las calles de emblemáticas ciudades, como, Madrid o Salamanca.

Años tras año este turismo llega a España para así curiosear y enriquecerse de nuestras costumbres, ya sea, para aprender nuestro idioma, disfrutar del clima y la gastronomía o formarse durante unos meses en el sistema educativo.

Aunque, no es oro todo lo que reluce, hay ciertas peculiaridades en los hábitos cotidianos que sorprenden y mucho a los visitantes. Así lo ha informado un estudio elaborado por el plataforma de alojamiento Student.com, pero ¿cuáles son esas singularidades?

•Los besos, es una manera que tenemos de saludar y despedirnos en España. Este gesto tan cercano es reconocido internacionalmente y común en Latinoamérica, pero no está tan bien visto en algunos países como Canadá o Estados Unidos.

•La desorganización, ya que les desconcierta la impuntualidad y la facilidad de cambiar planes.

•Los horarios de comida y cena, es una de las costumbres que más llama la atención por varios motivos. El primero la hora de cenar es muy tarde, lo segundo tener el pan como principal complemento para cualquier comida y tercero la infinita sobremesa.

•La celebración y la propina, en algunos países de nuestro entorno dejan al menos el 10% del total de la cuenta mientras que aquí no se deja propina o se deja muy poca. En la celebración, en Reino Unido o Irlanda, son los asistentes que invitan, al revés que los españoles.

•La famosa hora de la siesta que coincide con el cierre de algunos comercios. Un hábito que les sorprende porque muchas tiendas en otros países no tienen el horario partido y cierran más temprano.

•El uso de los dos apellidos, también es otra de las peculiaridades. Lo normal en el resto de Europa es tener solo un apellido, que adopta del padre, aunque poseen uno o varios nombres.

•Las largas vacaciones navideñas hasta el 7 de enero, mientras que gran parte del mundo lo hacen hasta el 26 diciembre.