08 julio 2020
  • Hola

La propuesta a los empleados en ERTE: compaginarlo con un empleo “en otro sector o empresa”

El Banco de España advierte de que existe una "notable incertidumbre" sobre cuántos ERTEs acabarán en despido

Madrid /
30 jun 2020 / 12:11 H.

El Banco de España sugiere en su último informe anual favorecer la formación de los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) y permitir, "en algunos casos y bajo determinadas condiciones", compaginar el ERTE con la posibilidad de trabajar en otros sectores o empresas, todo con el objetivo de "no retrasar" la vuelta al mercado laboral de aquellos empleados de los sectores más afectados por la crisis actual.

En su opinión, no va a ser sencillo que aquellos trabajadores, fijos o temporales, que han perdido su empleo en alguno de los sectores más afectados por la crisis puedan recolocarse rápidamente en otros sectores cuya actividad pueda mostrar un mayor dinamismo en los próximos trimestres.

"Se ha documentado que la movilidad potencial de los empleados más perjudicados por la crisis es en general escasa, especialmente en la hostelería y el comercio, debido en parte a la limitada intensidad de uso en estos sectores de las tareas asociadas a las tecnologías de la información y las comunicaciones, la escritura, la lectura y las habilidades numéricas", apunta.

Por ello, entiende que "podría ser conveniente" impulsar la formación de estos trabajadores y permitirles compatibilizar el ERTE con un trabajo en otro sector o empresa. La institución avisa de que aún no se conoce el grado concreto en el que las medidas de política económica serán efectivas para evitar daños persistentes en el mercado laboral.

En todo caso, afirma que, "dado el carácter relativamente novedoso de los ERTEs de fuerza mayor como instrumento de ajuste del empleo en la economía española", existe una "notable incertidumbre" respecto a cómo acabarán resolviéndose las relaciones laborales afectadas por ellos, "lo que también dependerá de la evolución de la crisis en los próximos meses".

Así, explica que la transición desde los ERTEs de fuerza mayor al empleo no tiene por qué ser necesariamente directa o inmediata, de forma que los trabajadores afectados por ERTEs que acabarán recuperando su empleo "dependerán, entre otros aspectos, de la capacidad de crecimiento de cada sector y cada empresa".

MENOR EFECTIVIDAD SI LA CRISIS SE ALARGA

El Banco de España señala que, según la evidencia empírica, los esquemas de ajuste temporal del empleo, como los ERTE, tienen una capacidad "relativamente limitada" para proteger el empleo a medio plazo en caso de que se produzcan cambios persistentes en las dinámicas de actividad.

"La literatura económica a escala internacional suele encontrar que la capacidad de este tipo de esquemas para salvaguardar los puestos de trabajo se ve reducida cuando la duración de la crisis se alarga. Este hecho reflejaría que, al menos parcialmente, algunos ERTE pueden retrasar, más que evitar, el proceso de destrucción de empleo en ciertos casos en los que la reestructuración es inevitable", subraya.

En todo caso, precisa que estas evidencias empíricas deben interpretarse con cautela, pues se centran en crisis de naturaleza diferente a la actual, como la de 2008, en la que el ajuste del empleo en ciertos sectores fue "inevitable" por su sobredimensión.

En cambio, subraya que en la crisis actual el riesgo de destrucción futura del empleo "estaría más relacionado con los potenciales efectos persistentes de la crisis sobre determinados sectores de actividad que se puedan ver más afectados por las medidas de mitigación de la enfermedad que con desequilibrios estructurales previos".

En cualquier caso, advierte de que si un número importante de trabajadores pierde su empleo de manera relativamente prolongada, "el capital humano y el potencial de crecimiento de la economía a medio plazo se verán negativamente afectados".