22 septiembre 2019
  • Hola

Condenado el juez Alba a seis años de cárcel por sus maniobras contra la diputada de Podemos, Victoria Rosell

El Tribunal de Justicia de Canarias también lo inhabilita durante dieciocho años y le impone una multa 60.000 euros

10 sep 2019 / 18:10 H.

La Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha condenado al magistrado Salvador Alba a una pena de 6 años y medio de prisión por confabular contra la también juez y diputada de Unidas Podemos, Victoria Rosell, según consta en la Sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

La sentencia, que aprecia delitos de prevaricación judicial en concurso con cohecho y falsedad en documento público y le exime de los de negociaciones prohibidas a funcionarios públicos y revelación de secretos, ha sido notificada a las partes este martes.

Además, y tal y como avanzó el periódico digital Canarias Ahora, el juez Alba ha sido condenado también a 18 años de inhabilitación y a pagar una multa 60.000 euros a Rosell por daños morales. La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo en un plazo de 5 días.

En detalle, el TSJC le condena a 3 años de prisión por el delito de prevaricación judicial en concurso medial con otro de cohecho, así como a la inhabilitación especial para sufragio pasivo y 15 años de inhabilitación especial para el cargo público de juez o magistrado, “con pérdida definitiva del cargo que ostenta y de los honores” asociados.

Le impide también durante el tiempo de la condena a optar a cualquier puesto o cargo con funciones jurisdiccionales o de gobierno dentro del Poder Judicial, o fuera del mismo, y le obliga a hacerse cargo de las costas procesales de esta imputación así como la de falsedad de documento público, por la que le corresponden otros 3 años y 6 meses de prisión.

Por ello le condenan a otros 3 años y medio más de inhabilitación especial como juez o magistrado y el mismo tipo de restricciones a las ya nombradas por el anterior delito.

El juez Alba fue acusado de dar instrucciones al empresario y presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, para perjudicar a la por entonces también diputada de Podemos Victoria Rosell, a la que había sustituido en sus funciones, e iniciar en 2015 un procedimiento en su contra. Esas conversaciones fueron grabadas por Ramírez y se hicieron públicas, dando inicio posterior a esta actuación.