20 mayo 2019
  • Hola

Cinco falsos mitos sobre los radares

Descubre algunas falsas creencias de los conductores a la hora de enfrentarse a estos odiados aparatos

16 may 2019 / 09:19 H.

Muchos conductores circulan por la carretera haciendo caso de falsas afirmaciones sobre los radares que han escuchado en alguna ocasión. La creencia de diversos ‘trucos’ hacen que muchos se estén jugando el obtener una multa de tráfico por velocidad, o incluso la vida. Los radares pueden ser de varios tipos, a pesar de que los más conocidos son los fijos y los móviles, también existen los de helicóptero o Pegasus, los de tramo, de semáforo y los nuevos radares cascada.

Para tratar de evitar una multa muchos son los que hacen caso de estas ‘leyendas urbanas’ que al final podrían terminar saliendo muy caras:

EL RADAR MÓVIL EN MARCHA, NO MULTA

Esta se trata de una falsa creencia muy común pues muchos piensan que, al estar circulando, el coche patrulla no cuenta con la capacidad para ‘cazar’ a otros vehículos que superen los límites. Pero se trata de una afirmación falsa porque los coches patrulla que portan un radar móvil tienen la capacidad de, teniendo en cuenta su propia velocidad, saber a la que están circulando los vehículos con los que se cruza.

DEJAN DE FUNCIONAR POR LA NOCHE

Los radares están operativos las 24 horas del día, no importa si hay o no luz solar, por tanto no dejan de funcionar por las noches. Muchos de ellos cuentan con flashes de luz infrarroja invisible para así captar una imagen que sea visible a la perfección. Solamente existe un caso en el que podría disminuir la calidad de la imagen captada: cuando existe una gran tormenta.

TRUCAR LA MATRÍCULA

Existe la creencia popular de que doblar, tapar o echar laca a la matrícula hace que el radar no la capte, pero se trata de trucos que no son efectivos. Además, trucar la matrícula del coche podría salir caro si te descubren ya que se trata de una infracción grave que está sancionada con 200 euros. Respecto a la aplicación de otros productos que conseguirán deslumbrar al aparato, los radares están equipados con un dispositivo que evita cualquier tipo de deslumbramiento.

SI HAY UNA CABINA, TAMBIÉN HAY UN RADAR

Aunque en algunas ocasiones si hay una cabina también hay un radar, no siempre es así. Pere Navarro, el director general de Tráfico, explicó que no todas las cajas con señalización de radar cuentan con uno en su interior. El simple hecho de la instalación de una cabina, aunque no tenga dentro el aparato, o de avisar con señalización, hace que los conductores reduzcan la velocidad por miedo a ser multados.

SI VAS MUY RÁPIDO NO TE DETECTAN

Algunos conductores piensan que si circulan a una velocidad muy elevada el radar no será capaz de medirla y, por tanto, no habrá multa. Sin embargo, los actuales aparatos podrían llegar a medir velocidades superiores a los 300 km/h. Lo único que los conductores conseguirían con esta práctica, además de arriesgar su vida, es una multa más grave.