31 marzo 2020
  • Hola

Casado ofrece a Sánchez negociar los PGE si cumple con una serie de condiciones

Se define como fuerza “moderada” y afea al Ejecutivo que quiera instalarlo en la crispación

17 feb 2020 / 17:51 H.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha ofrecido este lunes al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, negociar los Presupuestos si renuncia a la mesa de negociación con los independentistas catalanes, no modifica el Código Penal para “indultar por la puerta de atrás” a dirigentes como Oriol Junqueras y no designa como fiscal general del Estado a la exministra Dolorees Delgado. Además, le ha demandado un giro en su política económica, manteniendo la reforma laboral y sin hacer subidas de impuestos, y que vuelva a referirse a Juan Guaidó como presidente de Venezuela.

Éstas son las exigencias que Casado ha puesto encima de la mesa durante su reunión durante casi hora media con Sánchez en el Palacio de la Moncloa y que ha denominado un “Compromiso por España”. Después, en rueda de prensa, ha tildado de “cordial”, “fructifero” y “constructivo” este primer encuentro en el Palacio de la Moncloa desde que se formó gobierno hace poco más de un mes, pese a que la reunión ha concluido sin ningún acuerdo concreto y el Ejecutivo hable de “actitud negacionista” del PP.

De hecho, unos minutos antes de su comparecencia, fuentes del Ejecutivo habían difundido un comunicado asegurando que Sánchez había constatado en esa reunión que el PP sigue “instalado en su estrategia de bloqueo” y que no había “variado ninguna de sus posiciones, a pesar de su responsabilidad como principal partido de la oposición”.

Casado ha señalado que él no es el del ‘no es no’, mensaje que en su día hizo suyo Sánchez, sino que hay “buena fe” en su “mano tendida” para llegar a acuerdos si se repasa el programa electoral con el que el PSOE concurrió a las elecciones y la “hemeroteca” de las declaraciones que el entonces candidato socialista hizo en campaña. Además, ha criticado que el Ejecutivo quiera trasladar el mensaje de que el PP “crispa” y apuesta por la “radicalidad” cuando es el “partido de los moderados”. “Si piensan tildar al PP de radical, creo que pinchan en hueso”, ha aseverado.

“RENUNCIAR” A LA MESA DE NEGOCIACIÓN

En primer lugar. Casado ha exigido a Sánchez que “renuncie a la mesa de negociación con los independentistas” en la que, según ha dicho, no se han establecido “líneas rojas”, ni siquiera en el “derecho de autodeterminación”. Además, ha reclamado que garantice la “inhabilitación de Quim Torra, presidente de la Generalitat, y que no modifique el Código Penal para “beneficiar” a los independentistas presos como si fuera un “indulto por la puerta de atrás”.

En este bloque, ha demandado también al presidente del Gobierno que “no nombre como fiscal general del Estado a Dolores Delgado”, alegando que “no reúne los requisitos de imparcialidad” tras ser diputada del PSOE y ministra del PSOE.

En política exterior, ha pedido que “reconozca” a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela y que se otorgue a la opinión pública “toda la información” sobre la reunión que mantuvieron en el aeropuerto de Barajas el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez. Además, le ha emplazado a defender a las ciudades autónomas de Ceuta y Melila ante la actuación de Marruecos.

En materia económica, el líder de los ‘populares’ ha pedido a Sánchez que mantenga la reforma laboral que aprobó en 2012 el Ejecutivo de Mariano Rajoy, sobre todo tras lo que señala el informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que renuncie a subidas de impuestos, de devuelva el IVA a las comunidades autónomas -algo que rechazó en la reunión del Consejo de Política Fiscal (CPFF) y que “preserve la caja única de la Seguridad Social” ante las informaciones que, según ha dicho, se están publicando para lograr el apoyo de los nacionalistas vascos a los PGE.

LOS BLOQUES DE SU “COMPROMISO POR ESPAÑA”

Por todo ello, Casado ha avanzado que esas medidas forman parte de un “Compromiso por España”, con un “capítulo fundamental” que es el económico y la negociación de las cuentas públicas. “Si rompe con los independentistas y batasunos, aquí tiene al PP para sentarnos a hablar de los problemas reales de la gente”, ha enfatizado.

En este sentido, ha reiterado que si “suspende la mesa de negociación” y cumple la ley, mantiene la reforma laboral y no sube impuestos, el Gobierno puede buscar estabilidad política y presupuestaria con el principal partido de la oposición

Casado ha dicho además estar dispuesto a llegar a un a acuerdo para lograr una financiación autonómica “justa” y ha subrayado que tiene que ser “multilateral” y en el seno de la Conferencia de Presidentes del Senado. Eso sí, antes ha dicho que se debe “entregar el IVA a las comunidades autónomas”. Además, ha pedido a Sánchez que “negocie a cara de perro” en Bruselas para defender los intereses del sector agrícola

En el bloque social, ha apostado por retomar la negociación del Pacto de Toledo y sentarse a hablar de educación. Además, ha expresado su apoyo a la ley de protección a la infancia y ha reclamado que alcance también a la protección de los mayores. Todo ello, unido al pacto nacional contra la violencia de género, daría “un paraguas general” para defender a las personas que sufren algún tipo de maltrato.

En el capítulo institucional, ha defendido medidas a las que Sánchez se comprometió en campaña como la tipificación del referéndum ilegal, combatir el “adoctrinamiento educativo” en Cataluña, evitar la “propaganda pública en medio de comunicación” en esa comunidad, modificar la euroorden y “cumplir el compromiso de traer a España a Puigdemont” pero para que “responsa ante los tribunales, no para ser candidato a nada”.

En este apartado se ha referido al Consejo General del Poder Judicial y ha abogado por despolitizar la Justicia. Eso sí, ha admitido que el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general “dificulta mucho la negociación”.

A su juicio, el “problema no es que el PP bloquee, sino que haya un Gobierno que pretenda dañar la independencia de algunas instituciones”. En este sentido, ha recalcado que la designación de Delgado y la modificación del Código Penal que quiera hacer “anula por su parte cualquier dialogo sobre el reforzamiento institucional”. De hecho, ha confirmado que su partido seguirá adelante con el recurso que anunció contra ese nombramiento una vez que se publique en el Boletín Oficial del Estado su nombramiento.

“LA PELOTA ESTÁ EN EL TEJADO DE SÁNCHEZ”

Casado ha subrayado que el PP es un “partido no solo de Estado sino un partido de Gobierno”, que no puede limitarse a la crítica y quedarse de “brazos cruzados” durante la legislatura mientras los “radicales” se dedican a “campar a sus anchas imponiendo las políticas”. Según ha recalcado, el PP es el “partido de los moderados” y una “fuerza tranquila” que está dispuesta a llegar a “acuerdos de Estado” para que el Gobierno “no tenga que depender de independentistas, batasunos y en cierta medida de las personas más radicales del Gobierno que ha tenido que conformar”.

“La pelota está en el tejado de Sánchez”, ha proclamado, para añadir que es el presidente del Gobierno el que tiene que elegir entre pactar con los separatistas o con los que quieren llegar a acuerdos para dejar un país mejor.

Casado ha señalado que la intervención de Sánchez en el Comité Federal del PSOE era una “forma curiosa de calentar” una reunión “con alguien al que supuestamente llamas para llegar a acuerdos”. Además, ha afirmado que la “mutación” se ha producido en el PSOE, que es el que ha “cambiado de posición”, y puede “volver a la moderación y la centralidad”. “Ahí se encontrará con el PP”, ha proclamado, para añadir que no sale “más tranquilo” de este encuentro porque cree que Sánchez está situando al PSOE en una posición “equivocada”.