Rebelión y sedición: lo que dice el Código Penal

Ambos delitos están de plena actualidad por la convocatoria del referéndum ilegal de Cataluña y la actuación de los dirigentes de la Generalitat

02.10.2017 | 21:07
Carles Puigdemont y Artur Mas.

Lo ocurrido en Cataluña el pasado domingo con el referéndum ilegal y con su preparación en los meses anteriores apunta a varios delitos entre los más graves que contempla el Código Penal español. En estos días se habla mucho de sedición y de rebelión, pero ¿qué dice exactamente la ley sobre estas figuras penales?

Pues, según el Código Penal, cometen un delito de rebelión "los que se alzaren violenta y públicamente para (entre otros supuestos) declarar la independencia de una parte del territorio nacional", mientras que son reos de sedición "los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales".

Ambos delitos requieren de una actuación pública y la diferencia entre la rebelión, más grave, y la sedición, es que la primera requiere un uso de la violencia y la segunda se refiere a la acción de impedir la aplicación de las leyes, algo más amplio que la declaración de independencia.

Las penas también son más altas para los rebeldes que para los secesionistas. Según el Código penal, "los que, induciendo a los rebeldes, hayan promovido o sostengan la rebelión, y los jefes principales de ésta, serán castigados con la pena de prisión de quince a veinticinco años e inhabilitación absoluta por el mismo tiempo; los que ejerzan un mando subalterno, con la de prisión de diez a quince años e inhabilitación absoluta de diez a quince años, y los meros participantes, con la de prisión de cinco a diez años e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a diez años.

También se castiga a las autoridades que no hayan resistido la rebelión: con la pena de inhabilitación absoluta de doce a veinte años; y a los funcionarios que continúen desempeñando sus cargos bajo el mando de los alzados o que, sin habérseles admitido la renuncia de su empleo, lo abandonen cuando haya peligro de rebelión" con inhabilitación especial para empleo o cargo público de seis a doce años.

Incluso hay prevista la inhabilitación absoluta de seis a doce años para "los que aceptaren empleo de los rebeldes".

En el supuesto de sedición, los castigos son muy duros, pero un grado menos que para los rebeldes. El Código Penal establece que "los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo".

Si los sediciosos no son autoridad, se les impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años.

La provocación, la conspiración y la proposición para la sedición también constituyen un delito grave, y serán castigadas con las penas inferiores en uno o dos grados a las respectivamente previstas, "salvo que llegue a tener efecto la sedición, en cuyo caso se castigará con prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Pueblos de Salamanca
Lo último Lo más leído Lo más votado
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad