14 diciembre 2019
  • Hola

Muere el líder de Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, durante una operación militar de EEUU en Siria

Donald Trump ha informado de fallecimiento del líder de la organización terrorista.

27 oct 2019 / 16:34 H.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este domingo que el líder de la organización yihadista Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, ha muerto durante una operación ejecutada el sábado por las fuerzas especiales del Ejército norteamericano en la localidad siria de Barisha, en la provincia de Idlib, cerca de la frontera con Turquía.

“Abú Bakr al Baghdadi está muerto. Era un hombre enfermo y depravado, que murió como un cobarde, a la fuga y entre sollozos”, ha declarado el presidente estadounidense. El líder de Estado Islámico, ha confirmado Trump, murió en un túnel subterráneo sin salida al inmolarse con un cinturón explosivo en los últimos instantes del asalto.

Ninguno de los efectivos norteamericanos resultó herido durante la operación, que se prolongó por espacio de dos horas.

“Nunca jamás volverá a herir a una mujer o a un niño. Murió como un perro. El mundo es ahora un lugar más seguro. Que Dios bendiga a América”, ha declarado Trump.

El presidente ha confirmado que la Inteligencia estadounidense tenía conocimiento aproximado del paradero de Al Baghdadi desde hacía unas dos semanas, y que la operación fue aplazada hasta en tres ocasiones por la falta de fiabilidad de las informaciones recibidas.

Finalmente, el asalto fue ejecutado en conjunto por entre 50 y 70 efectivos de la Fuerza Delta y los Rangers del Ejército de Estados Unidos, tras establecer sin género de dudas su paradero: un complejo residencial situado aproximadamente a cinco kilómetros de la frontera con Turquía.

En la operación también participaron ocho helicópteros de combate que partieron desde Erbil, la capital de la región del Kurdistán iraquí, y recibieron “fuego desde el terreno” durante su aproximación al complejo, que “aniquilaron inmediatamente” antes de comenzar su misión de control aéreo.

Una vez en tierra, los operativos se acercaron por los flancos del complejo porque “la puerta frontal tenía una bomba trampa”, según Trump, testigo de la operación en una sala privada, donde estuvo acompañado entre otros por el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, el secretario de Defensa, Mark Esper, y los jefes del Estado Mayor Conjunto del Ejército de Estados Unidos.

El presidente estadounidense ha confirmado que junto a Al Bagdhadi han muerto “un gran número de acompañantes” del líder terrorista, y que tres niños han fallecido, así como dos de sus esposas. Ambas llevaban dos cinturones explosivos que no consiguieron detonar. Los tres pequeños murieron a manos del líder terrorista, que activó los explosivos que llevaba consigo cuando se vio acorralado.

“Once niños pequeños fueron evacuados y no resultaron heridos. Los únicos que quedaban eran Baghdadi en el túnel y tres de sus hijos pequeños a los que había arrastrado con él a una muerte segura. Llegó al final del túnel perseguido por nuestros perros. Activó su chaleco y se suicidó. Mató a los tres niños”, describió el presidente.

Los operativos estadounidenses identificaron con éxito el rostro de Al Baghdadi, que no resultó alcanzado por la explosión del chaleco, de acuerdo con las fuentes militares norteamericanas. Pruebas de ADN realizadas ‘in situ’ verificaron la identidad del terrorista “en cuestión de quince minutos”.

Junto a los tres niños y las dos mujeres, en el ataque también habría muerto su asesor Abu Said al Iraqi, natural de Tel Afar (Irak), según el medio Idlib News Network, afín al grupo, y citado a su vez por la agencia de noticias kurda Rudaw. Fuentes de seguridad norteamericanas también dan por fallecidos a los comandantes Ghazwan al Rawoui and Abu Mohammad al Halabi.

El presidente no ha dado detalles precisos sobre el número de muertos. “Eso se lo dejo a los generales. Baste decir que hemos dejado más muertos que vivos”, ha declarado.

El complejo fue destruido posteriormente por aviones de combates estadounidenses para impedir que se convirtiera en “un mausoleo para los simpatizantes del yihadismo”. La cadena de televisión estatal iraquí ya ha emitido imágenes del asalto. Primero, una secuencia nocturna en la que se puede percibir una explosión y, después, imágenes diurnas de un cráter, con ropas manchadas de sangre alrededor.

El equipo Delta que ha ejecutado la operación pertenece al Mando de Operaciones Especiales Conjuntas, dirigido por el teniente general de la Fuerza Aérea de EEUU, Scott A. Howell, y que también supervisa la actuación del Grupo de Desarrollo de Guerra Naval Especial, el conocido como Team 6, responsable del asalto que hace ocho años acabó con la vida del líder de la organización terrorista Al Qaeda, Usama bin Laden, en Abbotabad (Pakistán).

La comunidad internacional ha comenzado a reaccionar ante la noticia de la muerte del terrorista Al Baghdadi, comenzando por Turquía, a través del asesor de Presidencia, Fahrettin Altun. “Turquía estaba orgullosa de ayudar a Estados Unidos, nuestro aliado de la OTAN, a llevar ante la justicia a un notorio terrorista.

“Recordamos hoy a las víctimas civiles de Abú Bakr al Baghdadi y nuestros héroes, que perdieron la vida para proteger al mundo de Estado Islámico, y continuaremos cooperando con Estados Unidos para combatir el terrorismo en todas sus formas”.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha felicitado a Trump por “el impresionante logro” que ha sido la operación, reflejo de “nuestra determinación compartida, de Estados Unidos de América y de todos los países libres, de luchar contra el terrorismo”, aunque ha avisado de que “todavía queda camino por delante”.

La tarea pendiente que supone la derrota completa de Estado Islámico ha sido el tema que ha unido los mensajes de Francia y Reino Unido. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha descrito la muerte del yihadista como “un momento importante en nuestra lucha contra el terror”, antes de recordar que “la batalla contra el mal que es Estado Islámico aún no ha terminado”.

Para la ministra de Defensa de Francia, Florence Parly, tampoco es elf fin de la organización. “Tendremos que adaptarnos a las nuevas circunstancias regionales, pero quiero felicitar a nuestros aliados americanos por esta operación. También tengo un pensamiento especial hoy para todas las víctimas de la locura de Al Baghdadi y los criminales que lo siguieron”, ha manifestado en su cuenta de Twitter.

Las milicias kurdas de las Fuerzas Democráticas Sirias han aplaudido especialmente la muerte de Al Baghdadi, responsable último de una campaña de violación y genocidio contra esta minoría durante el apogeo de su califato yihadista en Irak y Siria. “Es una venganza para el pueblo de Kobani, para las mujeres de Sinjar y para todos los ciudadanos del mundo que han sufrido bajo el yugo de Estado Islámico”, han manifestado en un comunicado.

La nota discordante la ha entregado Irán, quien ha acusado a Estados Unidos de haber alimentado precisamente a la organización por culpa de sus años de intervencionismo en la región. “No es gran cosa. Habéis matado a vuestra propia criatura”, ha manifestado el ministro de Comunicaciones iraní, Azari Jahromi.

Rusia, por su parte, se ha limitado a informar de que “no dispone de información veraz sobre la operación”, según ha informado en un comunicado el portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov.

PALABRAS CLAVE