10 diciembre 2019
  • Hola

Emergencia por la escasez de combustible en las gasolineras de Portugal

La huelga de los transportistas de mercancías peligrosas es la segunda en cuatro meses

12 ago 2019 / 13:40 H.

Portugal afrontará desde hoy y por tiempo indefinido una nueva huelga de los transportistas de mercancías peligrosas que, a pesar de las medidas tomadas los últimos días para prepara al país, tendrá efectos sobre el abastecimiento de combustible, situación que preocupa tanto al Gobierno como a los ciudadanos.

El paro llega en medio de las vacaciones de verano y cuatro meses después de la anterior huelga en el sector, que provocó problemas de abastecimiento en los aeropuertos y el transporte público, y dejó gasolineras secas por todo el país.

Tras meses de negociaciones que no llegaron a buen puerto, las organizaciones convocantes -el Sindicato Nacional de Transportistas de Mercancías Peligrosas y el Sindicato Independiente de los Transportistas de Mercancías- decidieron ayer sábado en sendos plenos mantener la paralización.

Los sindicatos exigen que la patronal del sector, Antram, cumpla el acuerdo firmado tras el anterior paro, que reconoce aumentos salariales para los transportistas.

Temiendo un parón extendido, a lo largo del fin de semana miles de ciudadanos lusos han intentado llenar los tanques de sus coches, y en gran parte del territorio portugués se han registrado largas colas en la gasolineras, muchas de las cuales se han quedado sin combustible. Una de las zonas más afectadas ha resultado ser la región del Algarve -actualmente llena de turistas extranjeros-, donde muchos han terminado por dirigirse a la vecina España para repostar al encontrar muchos de los establecimientos en suelo luso completamente secos.

A mes y medio de las elecciones nacionales en Portugal, el Ejecutivo de António Costa ha intentado controlar la situación decretando el estado de emergencia energética desde el pasado viernes hasta el 21 de agosto. Dentro del marco de este mecanismo legal, el Gobierno ha establecido una red de puestos de abastecimiento de emergencia en la que los conductores con pases que les acreditan como profesionales de sectores estratégicos podrán acudir de manera prioritaria. El resto de los ciudadanos lusos tendrán que esperar su turno y solo podrán adquirir un máximo de 15 litros de combustible por día.