20 marzo 2019
  • Hola

El voto de los españoles se juega a cinco bandas tras las elecciones andaluzas

La irrupción de Vox fragmenta al electorado pero no suma para que el centro derecha supere a PSOE, Podemos y nacionalistas

19 dic 2018 / 13:24 H.

Si ahora de manera inmediata se celebraran unas nuevas elecciones generales, el tablero político emanado de las urnas en los comicios de 2016 recibiría un nuevo golpe que recolocaría a los diferentes actores.

El PSOE sería ahora -por cuarta vez consecutiva en el sondeo de Metroscopia para LA GACETA- la fuerza política que obtendría mayor número de apoyos con un porcentaje de voto similar al logrado por los socialistas en las últimas elecciones: 22.2%, solo cinco décimas por debajo de su resultado en 2016.

En el sonde de septiembre, el PSOE alcanzó su mejor dato (27.7%) tras su moción de censura del mes de junio y desde entonces hasta el pasado martes día 12, cuando se cerró el muestreo de Metroscopia, mantiene una tendencia descendente.

Ciudadanos pasaría ahora a ocupar la segunda posición. Con el 20.5% de los votos mejoraría en 7.4 puntos su porcentaje de 2016 y en 1.3 puntos su porcentaje estimado el pasado octubre. La formación naranja lograría, así, superar a su más directo rival en el espacio del centro derecha: el PP.

El ascenso de Ciudadanos en el ranking electoral tiene que ver, sobre todo, con el desplome del PP. Los populares se ven superados por el partido liderado por Albert Rivera y caen a la tercera posición en un práctico empate con Unidos Podemos: el PP obtendría ahora el 18.0% de los votos -15 puntos menos que en las elecciones 2016 y 4.6 menos que lo estimado en el último sondeo- y la formación liderada por Pablo Iglesias el 17.9%, prácticamente el mismo dato que hace dos meses y, por tanto, alejado algo más de tres puntos de su resultado en los últimos comicios cuando logró el 21.1%.

El gran beneficiado por el actual declive del PP es, sin duda, Vox. La formación liderada por Santiago Abascal más que duplicaría en solo dos meses su resultado estimado: del 5.1% de octubre al 11.5% actual (en las elecciones de 2016 obtuvo apenas el 0.2% de los votos válidos emitidos).

Una simulación de distribución de escaños en el conjunto de España teniendo en cuenta el resultado ahora estimado (y seleccionando el punto medio de las horquillas estimadas para cada partido) daría como resultado que el PSOE rondaría los 89 escaños (cuatro más de los que tiene), Ciudadanos los 70 (38 más), el PP 63 (74 menos), Unidos Podemos 63 (8 menos), Vox 29 (sería la primera vez que entrara en el Parlamento nacional) y el resto de partidos 31 (ahora suman 25).

Este resultado ahora estimado supone un nuevo cambio en el sistema de partidos español que puede, ya, pasar a definirse como pentapartidista: cinco partidos por encima del 10% de los votos válidos sin que ninguno de ellos logre alcanzar el 25%. Una situación totalmente inédita en nuestro país en la actual democracia.

Habría, así, mayor fragmentación partidista que en épocas anteriores y, al mismo tiempo, mayor competitividad. La diferencia entre el primer y el quinto partido sería de solo 10.7 puntos (en 2016 la diferencia entre el primero y el segundo fue prácticamente esa: 10.3).

El espacio político de la derecha se ha fragmentado y se ha ampliado. En las elecciones generales de 2016, PP y Ciudadanos sumaron el 46.1% de los votos. Ahora, con Vox, (que en 2016 solo obtuvo el 0.2%) sumarían el 50% de los votos (de los que Vox aportaría casi una cuarta parte).



El bloque político de la izquierda, por el contrario, reduciría su tamaño y la suma de PSOE+Unidos Podemos pasaría del 43.8% de 2016 al 40.1% actualmente estimado.

En todo caso, y según la simulación de distribución de escaños realizada con los datos de este sondeo, ambos bloques perderían representación parlamentaria en relación con 2016: el bloque de la derecha pasaría de 169 diputados a 167 y el bloque de la izquierda de 156 pasaría a 152.

La explicación de esta aparente paradoja -mayor porcentaje de voto, pero menor número de escaños- tiene que ver con el sistema electoral español y puede abrir un debate en torno a su modificación. Hay que tener en cuenta que, en estos momentos, 20 de las 52 circunscripciones electorales españolas tienen asignados cuatro escaños o menos (en total reparten 64 escaños que suponen el 18% del total del Congreso de los Diputados), y, por tanto, en ellas, alguno de los cinco partidos no obtendría representación.

Vea los resultados completos de la encuesta en la edición impresa de LA GACETA de este miércoles en Orbyt y Kiosko y más