27 enero 2020
  • Hola

La Universidad lidera un proyecto para impulsar políticas a favor de los derechos de la infancia

El portal REDIDI aspira a convertirse en una herramienta que ofrezca propuestas reales a los gobiernos para garantizar los derechos de los niños del mundo

07 abr 2014 / 17:14 H.

    La Universidad de Salamanca lidera un proyecto internacional, la Red Iberoamericana Universitaria para la Investigación de los Derechos de la Infancia (REDIDI), dedicada a la formación de especialistas en políticas dirigidas a la protección de los derechos de la infancia y con la que además quieren potenciar la investigación “en contacto con la realidad”, para dotar a los gobiernos de las herramientas necesarias para mejorar la situación que viven muchos menores en el mundo.

    Según explicó la profesora del departamento de Derecho del Trabajo y Trabajo Social de la Universidad de Salamanca, Antonia Picornell, para ello tratarán de desarrollar un espacio de colaboración académica internacional que favorezca la realización de actividades conjuntas de investigación y de intercambio de información sobre temas afines a la defensa de los derechos del niño.

    Esto es necesario debido a que aseguró que en la actualidad las políticas sociales dirigidas a la infancia son “débiles” y los datos reflejan que sigue habiendo “grandes desigualdades” entre los países iberoamericanos. Como ejemplo, citó que las cifras de UNICEF detectan que un 80 por ciento de los niños entre 2 y 14 años sufren algún tipo de violencia, que hay 250 millones de niños explotados laboralmente y que 150 millones de niñas son obligadas a mantener relaciones sexuales forzosas.

    Ante esta situación, Picornell manifestó que tiene que producirse un “cambio sociocultural” con el que se reestructuren las opiniones, actitudes y políticas encaminadas a solucionar estos problemas.

    En su opinión, una cosa es que se reconozcan esos derechos y otra distinta el que se lleven a la práctica políticas concretas que los garanticen y no solo se refirió a los llamados derechos de protección, como la educación, sino también a los derechos de desarrollo como los del ocio, el tiempo libre o la participación.

    Asimismo, manifestó que se trata de un proyecto “innovador”, ya que nace con vocación internacional y que apuesta por lo público y lo privado. A esto, hay que añadir que nace desde el área de los Servicios Sociales y esto es “algo nuevo en España”.

    Por su parte, el catedrático de Derecho del Trabajo, Enrique Cabero, apuntó que se trata de un “nuevo instrumento” a nivel “académico y profesional”, que además tiene un carácter internacional. Se crea con el fin de exigir el cumplimiento de los derechos que se recogen en la Convención sobre los Derechos del Niño y contribuir a su “protección” y la “promoción de los mismos”. Además, destacó que surge en la Universidad de Salamanca, que es la “cuna” de los derechos humanos, lugar donde se formuló por primera vez una declaración al respecto.