23 abril 2019
  • Hola

La Universidad completa su historia con el quinto volumen de índices

La obra culmina veinte años de trabajo con la participación de un centenar de expertos

11 feb 2019 / 14:38 H.

La “Historia de la Universidad de Salamanca” llega a su fin. Bajo la dirección del catedrático Luis Enrique Rodríguez-San Pedro, este lunes se ha presentado el quinto volumen de la gran publicación sobre la historia del Estudio salmantino que se corresponde con los índices onomásticos y gráficos de las 4.000 paginas que conforman esta magna obra única a nivel académico.

– ¿Cuál es el contenido de la “Historia de la Universidad de Salamanca”?
 
–Presentamos una historia institucional de la Universidad que se ha gestado durante veinte años y que ha sido apoyada por los distintos rectores que se han sucedido desde Ignacio Berdugo, que la encomendó al Centro de Historia Alfonso IX para tener un libro que se presentase en el 2002, por la Capitalidad Cultural Europea. Así, el primer volumen de la obra salió en 2002, en 2004 el segundo, en 2006 el tercero, que era un tomo en dos volúmenes, en 2009 el cuarto tomo, que era el quinto volumen, y luego vino la crisis económica que paró todo. Ahora hemos conseguido sacar el quinto tomo, sexto volumen, con ocasión de las celebraciones del VIII Centenario, así que ya se presenta la obra global.
 
–¿Y qué hay en este volumen?
 
–Los índices del conjunto de la obra, pero también la recuperación de una gran base de datos de profesores y alumnos hecha en 1917 por el rector Enrique Esperabé y el archivero Echenique. Planteamos la obra de manera global, de forma que no fuera un librito pequeño de historia, ni una historia local hecha desde Salamanca, se ha hecho con expertos de Coimbra, París, Londres y otros centros americanos, así como instituciones españolas como la Academia de la Historia, el Archivo de Simancas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y otras universidades. Hablamos de unas 90 personas, más los prólogos de los distintos rectores y el apoyo de los directores del Servicio de Publicaciones desde el año 1998. 
 
–¿No existen muchas obras de este tipo? 
 
–Prácticamente, no hay precedentes europeos. Oxford sí que tiene una historia de la universidad en ocho volúmenes, pero no es tan multidisciplinar. En esta obra la historia es el hilo del collar, porque tenemos sociólogos, políticos, especialistas en arte, economistas… Esa es su principal fuerza. Al final, como es una obra muy abigarrada, hacía falta unos índices, una labor muy costosa a la que hemos dedicado año y medio. Está el índice de nombres, el de lugares, el de conceptos, el de fotografías, el de cuadros y el de mapas… Además, este libro se ha concebido de una forma gráfica, de forma que las fotografías son una secuencia de la historia de la Universidad, un hilo conductor. No solo hay edificios, sino también retratos y documentos para hacer una historia visual. En este libro de índices se incluyen también dos temas que parecían los más adecuados: una secuencia de vítores y otra de medallones renacentistas que están en edificios que fueron o son universitarios. 
 
–¿Cuántas páginas son?
 
–Solo en este volumen son unas 700 páginas. Como la obra es muy multidisciplinar, localizar cualquier cosa es complicado, así que los índices han sido una labor de chinos en la que he contado con Ángel Weruaga Prieto y también algunos ha hecho Luis Polo, el coordinador científico del ya desaparecido Centro de Historia Universitaria Alfonso IX.
 
–Es la historia de la Universidad pero también la de Salamanca.
 
–Diría que es la historia cultural de la ciudad vista desde su Universidad.  
 
–¿Queda mucho por contar?
 
–Sí. En las universidades serias, por ejemplo la de Padua, hay un gran centro de investigación que edita publicaciones periódicas, sin interrupción, y acaban de sacar tres volúmenes que simplemente recogen documentación de la historia de Padua. Cosas así en Salamanca se hicieron en los años 60 pero hace poco que dejaron de hacerse.
 
–¿No está recogida en un volumen la documentación clave sobre la fundación de la Universidad?
 
–Está en Beltrán de Heredia, que son varios volúmenes que hizo un dominico en los años 60 y 70, pero este centenario no ha estado vinculado a una trayectoria de investigación científica, sino a espectáculos de difusión, probablemente porque esa labor científica no interesa.
 
–¿Qué papel juega ahora la Universidad de Salamanca?
 
–El problema que tenemos en Salamanca respecto a otras universidades europeas, como las inglesas, es que Salamanca fue muy potente en el momento en el que la monarquía de España era muy potente, siglos XVI y XVIII. Entonces Salamanca era una de las universidades mejor financiada y con más alumnado, sin embargo, el imperio de los ingleses es de los siglo XIX y XX, así que Oxford y Cambridge lucen mucho más ahora porque están sustentadas en una “Commonwealth” anglicana reciente. En Salamanca tenemos un gran desajuste entre una tradición gloriosa y una realidad limitada, cosa que Oxford, por ejemplo, no tiene porque en el paradigma inglés está realzada, nosotros, sin embargo, jugamos en el mismo equipo.
 
 




La lucha del Seprona contra los pozos ilegales en Salamanca. "Encontrarlos es difícil. No todos los días denunciamos, pero sí a menudo"

Aumenta el consumo de marihuana en Salamanca y la proliferación de plantaciones bajo techo

La joya salmantina que volverá a abrir sus puertas tras un año cerradas