22 marzo 2019
  • Hola

Los toros de Hermanos Cambronell no defraudan y dejan grandes dosis de diversión

Los desencierros, tanto el de la mañana como el de la tarde, se alargaron en "Los Pinos"

14 feb 2018 / 04:45 H.

Los toros de la ganadería salmantina de Hermanos Cambronell, de Pedrosillo de los Aires, no defraudaron y llegaron en la última jornada del Carnaval del Toro, para protagonizar un buen cierre de los festejos taurinos.
 
La participación de los astados salmantinos comenzó con el encierro que salió puntual de los corrales de la calle Duero, quedándose los seis toros por detrás de los cabestros, muy estirados y en rápida carrera, dejando espacio entre ellos para los mozos más valientes. Con velocidad y manteniendo la misma formación de salida a lo largo de toda la avenida de Foxá, descolgándose dos de ellos antes de iniciar la subida al Registro.

 
En poco menos de diez minutos los toros quedaron guardados en los toriles de la Plaza finalizando el último encierro del Carnaval, mientras los "tablaos" de la Plaza y el mismo coso taurino se fueron llenando completamente de gente deseosa de ver  y participar en el siguiente festejo, la capea matinal.
 
La misma imagen que ofrecieron durante el encierro, la dieron los toros de Cambronell en la capea de la mañana, posibilitando el lucimiento de los muchos y jóvenes recortadores llegados desde todos los puntos de la geografía nacional, que arriesgaron en apretados quites ante los astados.
 
No pasó lo mismo en la capea de la tarde, en la que los hermanos de encierro se mostraron más lentos, con menos fuelle e incluso uno de ellos tuvo que ser devuelto a los corrales ante la falta total de actividad sobre la arena.
 
Los desencierros, tanto el de la mañana como el de la tarde, se alargaron en "Los Pinos".