21 abril 2019
  • Hola

Sánchez Herrero logra calmar los pitos y abucheos de la Plaza

La capea de la tarde del lunes arrancó con el susto que sufrió uno de los capas, un malagueño de 26 años, que recibió dos varetazos

13 feb 2018 / 08:12 H.

    Hubo que esperar a la capea de la tarde de este lunes para poder ver algo de toro sobre la arena de la cuadrangular y tradicional Plaza mirobrigense, unas capeas que se salvaron por el buen juego y gran movilidad del novillo de la ganadería de Sánchez Herrero, repescado de la exhibición de recortadores realizada después de la segunda novillada del Bolsín.

    La primera de las capeas fue una prolongación de lo que ya había sido el encierro, un festejo soso, con los toros inválidos y sin fuerzas que apenas permitieron a los recortadores mostrar sus habilidades, ya que los tres que se soltaron se pararon pronto. Con abucheos y silbidos recibió la abarrotada Plaza de Ciudad Rodrigo a los primeros astados de la capea de la tarde, conocedor tanto el público como los mozos de lo que se les venía encima.

    Una capea que arrancó con el susto que sufrió uno de los capas, un malagueño de 26 años, que recibió dos varetazos, uno en la espalda y otro en el tórax al caer delante de la cara del astado, siendo atendido en la Enfermería de la Plaza, con pronóstico leve.

    Afortunadamente, el novillo de Sánchez Herrero llenó el tremendo hueco provocado por los toros del encierro de Mateos Arroyo, pudiéndose lucir los recortadores y disfrutar los espectadores.