23 abril 2019
  • Hola

Se salta la disciplina de voto en Garcibuey para quitar la Alcaldía al PP y quedársela él

José Miguel Mata se convirtió, contra pronóstico, en regidor con el apoyo de dos concejales independientes

11 ene 2019 / 09:25 H.

La legislatura empezó con sobresalto en la pequeña localidad serrana de Garcibuey. Con apenas 180 votantes este municipio debía elegir el pasado 24 de mayo a sus cinco concejales a través del sistema de listas abiertas y el pueblo optó porque la porque la Corporación estuviera compuesta por tres de los cuatro miembros de la candidatura del PP y dos de la independiente de Agrupación por Garcibuey. Con ese resultado, los populares determinaron que el regidor sería José Rodríguez, quien además fue el edil que obtuvo mayor número de votos en los comicios.

Con este escenario político llegó el pleno del pasado sábado en el Consistorio de Garcibuey y allí se produjo la gran sorpresa. El secretario pidió que levantaran la mano quienes apoyaran la investidura de José Rodríguez, y cuando todo hacía indicar que sumaría tres votos el tercero de los ediles del PP, José Miguel Mata, no levantó la mano y se postuló como alcalde consiguiendo el apoyo de los concejales independientes. En ese instante la tensión se apoderó del salón de pleno con un cruce de acusaciones entre ambos, “mal rollo” que aún continúa en la localidad y que a buen seguro tardará en desaparecer mientras sigan las rencillas entre ambos bandos.

“Yo estaba harto de los otros dos ediles del PP y creo que con ellos el pueblo iba a estar peor que conmigo, por eso decidí hablar con los concejales independientes para que me votaran a mí", afirma el nuevo alcalde, José Miguel Mata.