14 diciembre 2019
  • Hola

Recortes y ocurrencias

10 dic 2013 / 13:27 H.

Pero el pasado viernes entró en un jardín que hasta el momento era propiedad del infame Ejecutivo de ZP: el de las ocurrencias. Si por algo se distinguió el arquitecto del hundimiento de España y su cuadrilla fue por el sinfín de ideas estúpidas que puso en marcha durante sus siete años en Moncloa. Pues bien, ahora Rajoy nos deleita con la idea peregrina de que los parados pueden ser llamados "a filas" para limpiar los montes quemados. Se trata de un chiste de mal gusto que mina un poco más la paciencia de una ciudadanía que ya está harta.

Primero, porque ese trabajo lo tiene que encargar la Administración a empresas privadas para que generen puestos de trabajo decentes y no este engaño. Y segundo, porque lo que tiene que hacer el Gobierno es luchar para que esos parados tengan un futuro y una esperanza y no se les entretenga cargando con ramas quemadas en una labor que la mayoría desconocerán por completo. Puestos a utilizar ciudadanos no expertos en estas tareas sería más lógico echar mano de los presos que hayan cometido delitos menores, para que tengan el privilegio de disfrutar de unas horas de libertad y además realicen algo de provecho.

Hasta ahora el Gobierno de Mariano Rajoy se ha distinguido por meter la tijera a todo lo imaginable -excepto a la degradada clase política- y por hacer lo contrario de lo que prometió en la campaña electoral.