19 agosto 2019
  • Hola

El pueblo salmantino que también se quiso independizar

El deseo de la localidad zamorana de San Miguel del Valle de unirse a Valladolid ha recordado la historia que protagonizó Agallas hace una década

06 feb 2019 / 08:55 H.

La configuración territorial de España no sólo ha traído y trae quebraderos de cabeza en Cataluña. A pequeña escala, hay otros casos de pueblos "rebeldes" que se han levantado pacíficamente contra el poder establecido. En este caso para huir de la provincia a la que pertenecen y marcharse a otra que les "mime" mucho más. En los últimos días hemos conocido la historia de San Miguel del Valle, el pequeño pueblo zamorana cansado del ninguneo que sufre por parte de la Diputación de la provincia vecina. Su deseo es pertenecer a Valladolid y van a iniciar los trámites para conseguirlo. Ya hay un precedente. En 1995 la localidad de Gátova logró pasar de Castellón a Valencia. Y así sigue.

En Salamanca también hemos tenido un caso similar que ha quedado, de momento, en un simple recuerdo del pasado. Lo protagonizó la localidad de Agallas. Su deseo no sólo era cambiarse de provincia, sino de comunidad autónoma. Con los tres votos a favor de los concejales del PSOE y los dos de los miembros del PP, el 22 de mayo de 2009 el pleno del Ayuntamiento de Agallas aprobó una moción para solicitar su segregación de Castilla y León y su unión a Extremadura "si no se mejoraban las carreteras de la comarca".

El Consistorio de la localidad fronteriza llevaba tiempo denunciando la "precaria situación de las infraestructuras" de la zona, y los "pésimos servicios sanitarios" que habían llevado al pueblo a esta situación "límite". El objetivo era presionar a la Junta de Castilla y León y decir que Agallas "es otro Treviño" más en la Región.

Pero esta intención de cambio de comunidad no sólo era un sueño de los dirigentes municipales. Los representes públicos simplemente dieron voz al clamor de un pueblo. LA GACETA recogía en aquellos días los testimonios de vecinos de Agallas cansados con la situación de abandono que sufrían.

Consuelo Vaquero explicaba que "pedir la incorporación a Extremadura es la única manera de que se enteren los políticos de que no estamos contentos". "Están como cuando mis padres iban con los carros a llevar el carbón. No hay derecho". Además, destacó que "sería muy beneficioso.

Nemesio Iglesias también se refería al abandono de las carreteras de la comarca, aunque también quiso destacar el tema de la sanidad. "Cuando un enfermo tiene que ir a Salamanca, lo pasean antes por 14 o 15 pueblos, en vez de llevarlos directos a Salamanca". "Deberían recuperar este tema un poco, que para eso pagamos nuestros impuestos".

Agallas apareció en los medios de comunicación a nivel nacional. En 2010 se formalizó esa petición se segregación ante la Junta de Castilla y León ante la incomprensión de la Diputación de Salamanca, que empezó a mover ficha y ofrecer sus brigada para que arreglaran los caminos municipales. Un acuerdo entre los gobiernos regionales de Castilla y León y Extremadura para colaborar en materia de sanidad no calmó los ánimos. En el verano de 2010 los vecinos de Agallas amenazaron con manifestarse y cortar la autovía A-62. La polémica se prolongó hasta 2012, cuando las instituciones por fin comenzaron a prestar atención a este municipio. El proyecto de renovación de la calle principal fue un punto de inflexión para que se calmaran los ánimos y en Agallas se aplacaran los ánimos "separatistas".



El presunto violador del paseo fluvial lleva un mes libre a la espera de la resolución de la Audiencia

Cristales blindados en el mirador de Ieronimus para los turistas que se hagan fotos

Adjudicados los dos tablaos vacantes para el desarrollo del Carnaval del Toro