23 marzo 2019
  • Hola

El procés hace que por primera vez emigren más catalanes a Salamanca que al contrario

Sin embargo, solo cuatro empresas trasladaron su domicilio social desde Cataluña a la ciudad

14 ene 2019 / 10:42 H.

La inestabilidad política del desafío independentista está provocando también cambios en el movimiento de población de los salmantinos que eligen Cataluña como nueva residencia, mayoritariamente tras encontrar un nuevo empleo. A pesar de que nunca han sido grandes cifras, es visible el cambio producido desde que el ‘procés’ se volvió un caldo de cultivo que afectó a todas las esferas de la vida en Cataluña.

Las cifras de movimientos de población aportadas por el Instituto Nacional de Estadística reflejan estos cambios. Durante el primer semestre de 2018, última estadística aportada por el INE, 123 salmantinos emigraron de Salamanca para residir en Cataluña —fundamentalmente Barcelona con 104, frente a los 11 de Gerona, 5 de Tarragona y 3 de Lérida—, la cifra más baja de la última década y lejos del ‘récord’ que se alcanzó en el segundo semestre del año 2010 con 208 emigrantes. Si hasta hace poco tiempo, Cataluña era un importante nicho de empleo a la hora de buscar nuevas oportunidades, a la vista de las cifras los salmantinos están optando por otras comunidades autónomas a la hora de continuar con su futuro laboral. Aquí es donde reside fundamentalmente el cambio en la estadística con una caída del 40% respecto a los datos de hace ocho años cuando se obtuvo el récord.

Aunque no son cifras grandilocuentes, también es un reflejo de la nueva realidad el hecho de que por primera vez el saldo de ciudadanos que llegan desde Cataluña para asentarse en Salamanca es positivo con cuatro más frente a los que se van. Así, durante los seis primeros meses del pasado año, llegaron 127 frente a los 123 que optaron por irse. Si se tiene en cuenta el mismo periodo pero de un año antes, la cifra fue de 177 personas que habían hecho las maletas para salir de la provincia y fijar su residencia en la comunidad catalana, frente a los 80 que hicieron el camino inverso. La celebración del referéndum independentista del ‘1 de octubre’ de 2017 supuso un antes y un después para la situación política para los residentes salmantinos en Cataluña. En los meses posteriores, se vivieron diversas manifestaciones de apoyo desde Salamanca para respaldar tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil que salieron desde la provincia para frenar los desafíos independentistas que se encontraban tanto en la calle como en las instituciones.

La situación política ha provocado que el camino de retorno a Salamanca se haya convertido cada vez más habitual, sobre todo en personas que ya han finalizado su vida activa y que, motivados por el hartazgo de la situación política deciden regresar a sus localidades natales. Los números del primer semestre son los más altos desde que en periodo de julio a diciembre del año 2012 se registraron 157 ciudadanos, según las cifras aportadas por el INE, que dejaron Cataluña para vivir en la provincia.

CUATRO EMPRESAS TRASLADARON SU SEDE A SALAMANCA
La inestabilidad política ha afectado a los movimientos de población pero no tanto a las actividades económicas empresariales. Desde el año 2017, solo cuatro empresas catalanas han trasladado su sede social a Salamanca, de las que dos reconocieron haberlo hecho por el ‘procés’ y los problemas sociales generados por los partidos que llevan en su ideario político separarse de España.

Pese al traslado del domicilio social, el grueso de la actividad y el domicilio fiscal suelen mantenerse en estas firmas en Cataluña. Sin embargo, ni Salamanca ni Castilla y León han sido los puntos preferidos por las empresas catalanas para asentarse durante el primer semestre del pasado año. Las últimas cifras señalan que 1.800 compañías han salido de Cataluña, de las que tan solo 39 han recaído en la Comunidad.

Madrid fue el principal polo de atracción para las compañías que situaron la sede social lejos de Cataluña, al recibir una cifra superior al millar. Por detrás, se encontraron Valencia y Aragón, regiones limítrofes que por su cercanía el traslado del domicilio social para las empresas catalanas resulta mucho más práctico. El flujo de salida de empresas continúa siendo elevado. El punto más álgido se registró de octubre a diciembre de 2017, con motivo del referéndum ilegal, cuando se registraron 2.600 salidas de empresas desde los meses de octubre a diciembre.



García Carbayo: "Salgo a ganar pero estoy preparado para un tripartito, cuatripartito o lo que haga falta"

Continúa la búsqueda del niño que se cayó a un pozo de 150 metros de profundidad y 25 centímetros de diámetro

El Hospital de Salamanca espera que Sanidad aumente el número de trabajadores cuando se abra el nuevo centro