19 marzo 2019
  • Hola

A prisión una pareja tras asaltar a un conductor en Pizarrales y llevarse su coche a punta de navaja

El delincuente tenía una orden de alejamiento respecto a la mujer que le acompañaba

14 ene 2019 / 13:59 H.

    La Policía Nacional ha detenido a una pareja, que ya ha ingresado en prisión, después de que asaltaran a un conductor de madrugada en Pizarrales y se llevaran su coche a punta de navaja.

    Los hechos ocurrieron a las 04.00 horas del sábado cuando la Policía Nacional fue requerida en la carretera de Ledesma, junto a la iglesia nueva del barrio. Las víctimas manifestaron que cuando circulaban en un vehículo a la altura de la calle Alfareros un varón se colocó en medio de la calzada obligándoles a parar el coche y les pidió ayuda para trasladar al hospital a la mujer que le acompañaba, que según él necesitaba atención médica. Los jóvenes accedieron y una vez que los delincuentes montaron en el turismo les obligaron a bajar del coche con el arma blanca, no sin antes entregar sus carteras y un teléfono. Luego huyeron en el vehículo.

    Una media hora después una dotación policial identificó en la calle General Albertos a una pareja que coincidía perfectamente con las características físicas aportadas por las víctimas, encontrando en el cacheo de seguridad que se les practicó una pequeña navaja, el teléfono móvil sustraído y otros efectos que se encontraban en el coche, además de un cuchillo que el varón había arrojado al suelo, presuntamente el que utilizó como instrumento intimidatorio en la sustracción.

    Acto seguido el vehículo sustraído fue localizado en la calle Cristo de Cabrera, abierto y sin llaves, que posteriormente encontraron junto a una farola de la calle Rosales.

    Según ha podido saber LA GACETA, se trata de una conflictiva pareja que reside en Valladolid y que, tal y como manifestaron ellos mismos, se habían desplazado hasta Salamanca para ver a unos amigos. En la declaración que prestaron ante el magistrado del Juzgado de lo Penal número Uno, estos días en funciones de guardia, los arrestados reconocieron tan solo una parte de los hechos. En concreto, sí que contaron que habían parado a un coche con la excusa de que la delincuente necesitaba ayuda y que una vez que detuvo la marcha exigieron a los dos ocupantes bajarse. Sin embargo, negaron que para ello le hubieran puesto una navaja en el cuello a una de las víctimas.

    Debido a los graves hechos y a sus antecedentes por delitos similares, el juez decretó su entrada en prisión provisional comunicada. Lo curioso del asunto, apuntan fuentes del caso, es que el hombre tenía vigente una orden de alejamiento respecto a la mujer que le acompañaba por un tema de violencia en el ámbito doméstico.

    Sustracción de otro vehículo con similar modus operandi

    De forma paralela, se practicaron otras gestiones en relación con otra denuncia por sustracción de un vehículo con el mismo modus operandi.
     
    La citada denuncia fue presentada por una mujer sobre las 15:00 horas del viernes, refiriendo que cuando se encontraba en el interior del coche, estacionado junto a la gasolinera de Picosa, se acercó una pareja y de forma imprevista y sin darle tiempo a cerrar desde dentro las puertas, el varón la agarró violentamente y la sacó del coche, haciéndola caer al suelo y huyendo del lugar ál tener las llaves puestas.
     
    El citado vehículo fue localizado una hora y media después junto a una farmacia del Paseo de Canalejas, abierto, con las llaves puestas y el interior revuelto.
     
    Dentro de los efectos que se encontraban en el vehículo había una cartera de marca que fue recuperada en el cacheo efectuado a la mujer detenida, lo que presumía la identidad de autoria en los dos hechos, que posteriormente ha quedado constatada por el reconocimiento efectuado por la víctima.