17 agosto 2019
  • Hola

Prada, un referente ético

31 oct 2012 / 06:00 H.

Los intelectuales son con frecuencia cobardes. Entre ellos suele alzarse históricamente alguna voz en el desierto, clamando por una idea, criticando una costumbre social, exigiendo una actitud ética. Eso fue Unamuno, un intelectual comprometido, insobornable para los políticos, honrado en sus creencias. Si no fuera bastante con sus polémicas intervenciones orales, o sus pendencieros artículos de prensa, bastaría recordar "Contra esto y aquello", en que empieza defendiéndose de las críticas en Chile por un libro que reconoce "embestí sin compasión", y concluye previniendo a los lectores, que Dios les librara de chocar con un literato, un "ebanista de la prosa barnizada". Una actitud análoga adoptó el teólogo argentino Leonardo Castellani, al que Juan Manuel de Prada, que ayer dio una lección magistral en el ciclo unamuniano del Casino, llama el Chesterton de la lengua española. Sus polémicos escritos los editó el joven y laureado escritor zamorano (perdón por el tópico), bajo el expresivo título "Como sobrevivir intelectualmente al Siglo XXI".
Como aprendiz aventajado de uno y otro, y mucha vida por delante para alcanzarlos, Juan Manuel de Prada no solo ha escrito novelas o ensayos, y dirige el excelente programa de Intereconomía "Lágrimas en la lluvia", sino que ha bregado intelectualmente en todos los medios, entre otras cosas, en defensa de sus convicciones, porque como dijo de si mismo Castellani, Prada es "contagiosamente católico", y yo añadiría que ejemplarmente íntegro.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA