22 marzo 2019
  • Hola

La Policía encuentra una navaja con mango de revólver en el lugar del tiroteo de Pizarrales

El arma estaba abierta y los agentes sospechan que pertenezca a alguno de los implicados | Todavía no se ha detenido a los presuntos autores, pese a estar identificados

01 ene 2019 / 17:58 H.

Las investigaciones tras el último tiroteo registrado en la ciudad, el domingo por la tarde en la calle Cardenal Cisneros -en el barrio de Pizarrales-, continúan adelante sin que hasta la fecha haya trascendido detención alguna por los hechos aunque la Policía Nacional tiene identificados casi desde el primer momento al menos a tres de los cuatro presuntos autores, todos ellos conocidos delincuentes de la ciudad.

Mientras tanto, según ha podido saber LA GACETA, en la inspección ocular posterior a los hechos, los agentes se incautaron de un peculiar arma, una navaja con mango en forma de revólver negra, en un descampado situado al lado del lugar donde se produjeron los hechos. La navaja estaba abierta y los agentes sospechan que pudiera pertenecer a alguno de los implicados en el enfrentamiento.

Tal y como avanzó LA GACETA, hacia las seis de la tarde patrullas policiales acudieron a la calle Cardenal Cisneros donde se habían escuchado detonaciones. A su llegada, se encontraron a una mujer, una salmantina de 48 años, precisamente la mujer que la semana pasada fue liberada por la Policía Nacional tras tras alertar de que estaba secuestrada en un piso de Garrido Sur. La mujer les manifestó entonces que poco antes le habían pegado un tiro a su hijo, de 19 años, y que los autores, cuatro jóvenes, habían huido rápidamente en un vehículo de color oscuro.
Los agentes acudieron entonces al domicilio de la mujer para entrevistarse con la víctima, que también reside en el mismo, y que aunque en un primer momento se negó a abrirles la puerta, tardó aproximadamente media hora en hacerlo.

El joven tenía un brazo vendado por él mismo y enseñó a los agentes la herida de bala, con orificio de entrada pero no de salida.

Según dijo el joven a los policías, se había citado por Instagram con otro individuo "para pegarse, por un problema de mujeres". Cuando bajó a la calle, prosiguió en su relato, se encontró con su contricante que estaba acompañado por otros tres varones y que al menos dos de ellos iban provistos de armas de fuego, uno de los cuales comenzó a dispararle, alcanzándole uno de los tiros en un brazo.

El afectado huyó a la carrera y se refugió en su casa, donde él mismo se puso la venda. Los agentes alertaron a los servicios de emergencias que se desplazaron hasta el lugar y tras una primera asistencia le indicaron que debía acudir al Hospital para ser atendido por los médicos. Así lo hizo y fue al Hospital el día 31 a primera hora de la mañana, pero sin que terminaran de curarle huyó del centro hospitalario dejándose incluso ropa, que ha sido entregada a la Policía.

En el lugar donde se acababan de producir los hechos, los agentes recogieron al menos una vaina y en un descampado situado junto al lugar del tiroteo descubrieron la navaja con mango en forma de revólver negra y que se encontraba abierta, por lo que por motivos de seguridad, dado que en la zona había mucha gente, así como por sus sospechas de que pudiera pertenecer a alguno de los implicados, se la llevaron consigo a dependencias policiales.





Lucía, primera salmantina nacida en 2019

9 cosas que nos cambiarán la vida (un poco) este 2019

Cinco jóvenes se pierden las campanadas de la Plaza al quedarse atrapados en un ascensor