19 abril 2019
  • Hola

Pistas resbaladizas y agrietadas. Así juegan los escolares salmantinos en La Salud, San José y la Sindical

El pabellón de Pizarrales presenta una pista rota, resquebrajada y con un firme irregular | Los suelos de las otras dos instalaciones tampoco ofrecen seguridad por la "falta de limpieza", denuncian

14 feb 2019 / 09:49 H.

El invierno saca a relucir la peor cara de los pabellones de Salamanca: en el último mes, al menos —según ha podido saber este diario— varias instalaciones se encuentran con humedades, deterioros en el suelo y diversas complicaciones para el transcurso de las actividades a realizar. El repaso al estado de los pabellones de la ciudad tiene sus particulares deficiencias: pistas en mal estado o resbaladizas que no permiten una buena estabilidad.

Una de los suelos con peor estado de los pabellones salmantinos es el de La Salud. En uno de los laterales de la cancha presenta una amplia grieta que se adentra en la pista donde se practica el fútbol sala. El balón no rueda regularmente y en muchas ocasiones los jugadores no aciertan en el control del esférico.

Además de estos deterioros, las instalaciones de La Sindical, La Alamedilla y el Río Tormes también tienen aspectos negativos respecto al suelo. En esta sentido, restos de sedimentos que acumulan las pistas hacen que la estabilidad de los jugadores no sea la mejor. "La verdad es que el parqué del Río Tormes necesita una limpieza porque le hace mucha falta. Resbala en muchas ocasiones", declaró Sebas Elena, coordinador del Balonmano Salamanca. También el pabellón de La Sindical presenta este déficit. "Es cierto que en La Sindical los jugadores no se tienen de pie porque parece una pista de patinaje", afirmó Fidel Mateos, representante del FS Salamanca.

El piso del Frontón de San José se ha cambiado recientemente pero hay quejas sobre él. Está demasiado lijado y las caídas pueden ser peligrosas.



Así detecta Hacienda a los salmantinos que hacen trampa con la factura de la luz

La falta de nieve pone contra las cuerdas a La Covatilla

El pueblo fantasma convertido en vertedero