24 abril 2019
  • Hola

El pico que une dos sierras con unas vistas inolvidables

Con sus casi 1.500 metros de altura, la sierra de Las Quilamas tiene en el Pico Cervero el escalón que desde el Campo Charro da paso a la Sierra de Francia. Esta popular cumbre es uno de los más privilegiados miradores de la provincia

13 feb 2019 / 21:14 H.

Por encima el cielo y a nuestros pies la provincia de Salamanca en una vista panorámica de 360 grados. El pico Cervero, techo de la sierra de las Quilamas, es uno de esos enclaves especiales de la provincia de Salamanca donde el visitante puede sentir con más intensidad la conexión con la naturaleza y la inmensidad del paisaje. Su estratégico emplazamiento, a modo de escalón previo en el camino hacia la sierra de Francia para quien llega desde las llanuras del Campo Charro, abre espectaculares vistas en todas direcciones que pueden disfrutarse más intensamente en estos días invernales de frío, sol y cielo raso.

El Cervero no presenta exigencias físicas para quien quiera coronarlos a pie o en bicicleta. Tanto si se parte desde Linares de Riofrío (cerca de 9 kilómetros) como si se sube desde Navarredonda (unos 7 kilómetros) el paseo carece de tramos accidentados, esta bien acondicionado y permite disfrutar del bello paisaje y la variada flora y fauna de la zona.



En lo alto, el refugio coronado con unas curiosas almenas a modo de diminuto castillo preside el valle y atrae las miradas como objetivo de todos los caminantes y ciclistas. En su faldas, las renovadas pistas forestales hacen cómodo el entretenido paseo entre bosques de castaños, robles y vegetación con zonas de helechos.

Tal vez la pista que sale de Linares de Riofrío ofrezca el camino más accesible, incluso para los vehículos. No se recomienda, sin embargo, acercarse demasiado en coche para no perderse los atractivos del naturales del paisaje. Los restos de los antiguos hornos de cal reciben al excursionista en el primer tramo del recorrido. En estas instalaciones nuestros antepasados deshacían la roca caliza calentada por leña para obtener cal.

Varias fuentes jalonan el camino, en el que no faltan espacios para el reposo como el merendero de la Fuente del Cerezo antes de llegar al desvío a La Honfría, todo un oasis escondido en el bosque de robles y castaños entre una tupida vegetación, con instalación de barbacoa, fuente, refugio y paneles de interpretación.



Pero no es este hoy nuestro destino. Dejando a la izquierda el acceso a La Honfría, la pista con destino al Cervero trepa por la parte derecha con cada vez menos vegetación a medida que nos acercamos al objetivo.

Tras un nuevo merendero perteneciente al término de Escurial, el tramo final de subida rodea el monte por la parte derecha ascendiendo hasta una explanada final rocosa, en la que se abre ante nuestra vista la provincia en una panorámica orientada hacia la sierra de Francia y de Gata, al fondo, en dirección Este.



La vista se pierde entre los perfiles de las montañas en los días más claros, en los que se puede divisar perfectamente las imponentes laderas coronadas por el risco de la Peña de Francia.

A nuestra espalda, unos 30 metros de cuesta salpicada de rocas nos permite coronar la cumbre del pico, presidido por el refugio almenado y una gran cruz banca. Al lado, un panel indicador señala la ubicación de montes y localidades orientados hacia el este, con Guijuelo y Linares como principales puntos de referencia y con el fondo de la sierra de Gredos.

En el territorio del viento y del sol, el pico Cervero ya se ha rendido a nuestros pies y nuestro disfrute.



Otro revés judicial al nuevo concurso de traslados de la Junta

Se cumplen 20 años del debut de Solari en la Liga en el Helmántico

El fin de la peligrosa rotonda de Buenos Aires tendrá que esperar