18 agosto 2019
  • Hola

Los peligros de las drogas ilegales más consumidas en España

El cannabis, la cocaína y el éxtasis se encuentran en las primeras posiciones dentro de la lista.

20 abr 2014 / 17:07 H.

Esta es la lista de sustancias según la encuesta anual de Sanidad:

El cannabis es la sustancia ilegal más consumida en España. Según el Ministerio de Sanidad, en 2012 el 9,6% de la población española la tomó en algún momento. La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) señala como su riesgo principal el síndrome amotivacional: apatía y pérdida de interés del individuo. Este síntoma se une a una disminución de la capacidad de concentración y de memorización.

El humo del cannabis, a diferencia de lo que se suele creer, es más perjudicial que el propio humo del tabaco y puede producir enfermedades en las vías respiratorias.

También es dañino para el feto durante el embarazo y para el bebé en la lactancia. Por si fuera poco, está constatada la potencialidad de esta droga como elemento desencadenante de psicosis y cuadros alucinatorios en personas con riesgo a padecerlos.

La cocaína es la segunda sustancia más consumida. Los riesgos que trae su consumo son múltiples. Puede producir hemorragias nasales, problemas respiratorios y alteración del sueño, entre otras cosas.

Uno de sus efectos más perniciosos son las complicaciones psiquiátricas que puede conllevar su consumo: crisis de ansiedad y disminución de la memoria y de la capacidad de concentración.

En tercer lugar, se encuentra el éxtasis. Según la FAD, después de unas horas de su ingesta, la euforia inicial da paso a un estado de agotamiento, tristeza, ansiedad y agresividad.

El éxtasis puede provocar la aparición de toxicidad aguda, muy rara pero grave además de insuficiencias renales y hepáticas.

También puede abocar a riesgos psicológicos, como crisis de ansiedad o alteraciones psicóticas.

La anfetamina o speed provoca el aumento de la temperatura del cuerpo y puede causar irritabilidad e incluso la muerte. Puede dar lugar a depresiones severas y esquizofrenia.

Los alucinógenos conllevan a trastornos de depresión y ansiedad y también se pueden presentar episodios depresivos graves y cuadros psicóticos de tipo esquizofrénico.

Las setas mágicas las consume el 0,4 % de la población española y pueden provocar importantes alteraciones psicológicas, como crisis de pánico e inestabilidad emocional.

La ketamina puede llevar a la pérdida total de consciencia o coma además de la muerte con un alto consumo. También a un "mal viaje": crisis de pánico y sensaciones muy desagradables como flashbacks o paranoias.

La heroína puede provocar alteraciones de la personalidad y presenta una enorme dependencia que hace que la vida del consumidor gire en torno a ella.