06 agosto 2020
  • Hola

El palco roba un trofeo a Castaño en San Fermín

Da una vuelta al ruedo tras una firme y meritoria actuación ante un encastado Miura | El diestro salmantino, silenciado en su segundo

09 ene 2019 / 10:52 H.

El presidente negó una oreja pedida mayoritariamente por los tendidos de sombra a Javier Castaño después de una firme y meritoria actuación ante un toro que blandeó en los primeros tercios pero sacó carácter y casta en la faena de muleta. No se lo puso fácil el toro, al que hubo que llevar muy tapado siempre y tragarle mucho, además de aguantar coladas intempestivas. No le dudó nunca y le firmó una labor de mérito que además rubricó de una estocada en todo lo alto en la que se la jugó sin reservas, haciendo la suerte muy despacio y tirándose encima del morrillo. Tan apretado salió que quedó encunado y tuvo que tomar el olivo precipitadamente. Se amorcilló el toro y tuvo que usar una vez el verduguillo. A eso se tuvo que agarrar la presidencia para enrocarse y no atender una petición mayoritaria a una de las faenas más sinceras y meritorias de la feria. Por ello dio una clamorosa vuelta al ruedo.

Hasta el momento, Dávila Miura ha cortado una oreja de un toro de excelente calidad mientras que Rafaelillo saludo una ovación tras lidiar el toro complicado que abrió la función.

Trago amargo para cerrar San Fermín

El toro más complicado y arisco de la miurada en Pamplona le tocó a Castaño para cerrar un serio y meritorio paso por San Fermín. Arisco, sin clase, complicado, bruto y muy peligroso, el sexto fue una auténtica prenda con el que nada pudo hacer el torero. Aún así el torero salmantino lo intentó por los dos pitones con sinceridad y vergüenza torera y mató con habilidad. Fue silenciado.