25 abril 2019
  • Hola

Naturaleza e historia acompañan a la ruta por los lagares rupestres

Decenas de personas desafiaron al frío y la amenaza de lluvia y disfrutaron de la marcha por los lagares rupestres, que este año formaba parte de un programa turístico de la Diputación

27 oct 2018 / 19:28 H.

San Esteban de la Sierra fue ayer la localidad anfitriona del programa de los “1.000 otoños” impulsado desde la semana anterior por la Diputación provincial y lo hizo ofreciendo a los visitantes una completa jornada en la que no faltó una marcha por la ruta de los lagares rupestres, la música tradicional en la Plaza Mayor o una comida a base de patatas meneás como recompensa a la jornada.
 
El entorno de la bodega cooperativa fue el punto de encuentro de los asistentes a la jornada, llegados desde pueblos del entorno, como Linares, Santibáñez, Béjar o Valdefuentes, además de otros llegados desde Salamanca en autobús. El alcalde, Antonio Agustín Labrador, agradeció la visita a los participantes y les recordó que la marcha por los lagares ya se celebra con regularidad todos los años por estas fechas, aunque en esta ocasión se ha incluido la actividad dentro del programa de la Diputación.

Tras él, tomó la palabra Joaquín Berrocal, el mayor conocedor de los lagares de la zona, que explicó a los visitantes qué es un lagar, cual era su función y que, a mayores, dio un repaso a la historia y naturaleza de la zona. Los caminantes desafiaron al frío y la lluvia para disfrutar de una jornada en la que la naturaleza y la historia se intercalan de forma notable. Un ejemplo, el conocido como olivo de la cofradía, que puede superar los 900 años de vida, según manifestó Joaquín Berrocal.