20 marzo 2019
  • Hola

La mujer apuñalada se encuentra en planta y fuera de peligro

La Policía intentará tomar declaración este miércoles a la víctima para aclarar este extraño caso

09 ene 2019 / 09:54 H.

La mujer de nacionalidad marroquí que fue apuñalada presuntamente por su pareja en su domicilio del barrio de San Bernardo ya ha pasado a planta y se encuentra fuera de peligro, según han informado este miércoles fuentes hospitalarias.

La Policía Nacional detuvo a su pareja, un hombre de nacionalidad marroquí después de que la mujer ingresara el lunes en el hospital Clínico con una puñalada en el vientre de ocho centímetros. La víctima llegó al Complejo Asistencial asegurando estar embarazada de pocas semanas, aunque finalmente los médicos los descartaron tras realizarle las pruebas. Los agentes tratan de determinar ahora cómo se produjeron los hechos, ya que la mujer ha aportado versiones contradictorias.

Según ha podido saber LA GACETA por fuentes del caso, los hechos ocurrieron alrededor de las 18.30 horas del día 7 cuando la mujer llegó al hospital Clínico con una profunda herida en el vientre, un corte que según los médicos tendría hasta ocho centímetros de profundidad. La afectada en un primer momento aseguró que la herida se la había causado accidentalmente con un cuchillo de cocina que acababa de estrenar, un percance que según su versión se produjo al sacar el utensilio del plástico que lo envolvía. Sin embargo, pronto los médicos apreciaron que su relato no era nada realista y comenzaron a desconfiar.

Una patrulla de la Policía Nacional se personó en el hospital Clínico y trató de hablar con la mujer, que en un primer momento se negó debido a los dolores que presentaba. Sin embargo, horas después, contó a los agentes una historia muy diferente. La herida relató que desde hace más de un año mantenía una relación con su pareja y que en un momento dado le pidió formalizar la relación, algo que los investigadores creen que hizo por la creencia de que podía estar embarazada, ya que tenía una falta.

En ese momento fue cuando él se negó y le dijo, según las fuentes, que solo la quería para mantener con ella encuentros sexuales, lo que originó una fuerte discusión en la vivienda en la que se encontraban, ubicada en la calle Arapiles, en el barrio de San Bernardo. Fue entonces cuando la mujer se colocó el cuchillo de grandes dimensiones en el abdomen y le dijo algo así como “si no me quieres mátame”, momento en el que el varón detenido le clavó el filo.

Según ha podido saber este diario, la mujer acudió al Complejo Asistencial de Salamanca con una herida de gravedad, de unos tres centímetros de ancho por ocho de profundidad, un corte por el que los médicos se vieron obligados a intervenirla quirúrgicamente.

Las fuentes consultadas aseguran que aún quedan muchos detalles de la historia por esclarecer, ya que las distintas versiones que ha aportado la mujer en cuestión tienen partes que parecen creíbles y otras que no.

En cuanto a la primera de ellas, la que asegura que la herida se la produjo accidentalmente al estrenar un cuchillo, los agentes sí que han podido constatar que se trataba de una herramienta de cocina completamente nueva, aunque como apuntaban los médicos es muy poco probable que ella misma se hiriera.

Por otra parte, a los investigadores les llama la atención el segundo relato de los supuestos hechos en los que la víctima culpa directamente a su pareja. En este sentido, fuentes del caso aseguran que el hombre se ha mostrado en todo momento colaborativo con los agentes, que en el momento de su detención no opuso ningún tipo de resistencia y que incluso acompañó a la Policía a la vivienda en cuestión, donde se encontró el cuchillo tirado en el suelo. Tampoco cuadra que si él fue supuestamente el causante de la puñalada, avisara inmediatamente al servicio de emergencias 112 de Castilla y León, taponara la herida a la víctima, y la trasladara en un coche particular hasta el Complejo Asistencial de Salamanca.

No obstante, como ya se ha mencionado, las palabras vertidas por la mujer no forman parte de su declaración firmada, ya que la Policía Nacional se encontraba el martes a la espera de que su estado de salud mejorase para realizar este trámite. Una vez que se haga lo mismo con el arrestado, el hombre será puesto a disposición del Juez de Guardia.



Un tren de mercancías arrolla a un vehículo en Espeja

Llega una masa de aire polar a Salamanca con la que se desplomarán las temperaturas

¿En qué 20 municipios de la provincia se busca oro?