21 agosto 2019
  • Hola

La matanza arriera se sobrepone al frío en una deportiva jornada

El público desafía el empeoramiento del tiempo para disfrutar de un día con cinco matanceros de honor y un carácter muy deportivo

10 feb 2019 / 18:56 H.

    El frío y la niebla hicieron este domingo acto de presencia de nuevo en la matanza tradicional de Guijuelo. No podía ser de otra manera ya que se celebraba la matanza arriera, la de carácter más tradicional y que siempre suele tener lugar en días desapacibles. Pero el frío fue, al final, un aliciente más para la fiesta puesto que no impidió la participación de decenas de colaboradores y la presencia de varios centenares de espectadores en la plaza de Castilla y León.

    La jornada comenzó en la vecina localidad de Fuenterroble, desde donde partieron los seis carros peregrinos en los que viajaban las especias, los músicos (Regino y Cartucho) o el cerdo, un animal de 176 kilos que fue otro de los protagonistas en una jornada marcada también por el deporte, tanto dentro de la matanza como fuera de ella. Y es que si gran parte de los matanceros de honor eran personas relacionadas con el ciclismo y el atletismo, Guijuelo se llenó este domingo de deporte con la presencia de más de 200 atletas para participar en la media maratón y de más de mil aficionados del Salamanca UDS, muchos de los cuales asistieron también a la celebración de la matanza tradicional.

    En el interior del recinto festivo, Jesús Merino, comenzó a llamar a los invitados no sin antes dar paso al alcalde, Julián Ramos, que aprovechó la presencia de tanta gente de fuera para darles la bienvenida y anunciarles que "siempre serán bien recibidos". Tras él, comenzaron a recibir los atributos matanceros (blusa, boina y medalla) el atleta local David Alejandro; el subcampeón de Europa de 20 kilómetros marcha, Diego García Carrera, y el veterano atleta Mariano Haro. Junto a ellos, el periodista salmantino de RNE, David Sierra, que recordó cómo su padre fue profesor y director del instituto de Guijuelo en los ochenta; y el director de la Vuelta Ciclista a España, Javier Guillén, que recordó cómo la etapa celebrada el año pasado con final en La Covatilla y que pasó por Guijuelo "fue la más vista" de esa edición.

    Tras los homenajes a los matanceros, comenzó la actividad propiamente dicha de la matanza con el sacrificio del animal bajo la carpa para cumplir con la norma de bienestar animal. Después, ya a la vista del público, se chamuscó y despiezó el animal y comenzaron las degustaciones: primero los dulces y el aguardiente y después las chichas.