25 marzo 2019
  • Hola

Las 'mafias del Rivotril', en el punto de mira del Colegio de Farmacéuticos y la Policía

El producto se utiliza para fabricar una droga low cost que se vende en Marruecos: el karkubi

11 ago 2018 / 04:45 H.

Los farmacéuticos salmantinos han sido capaces de frenar la falsificación de recetas de Rivotril -clonazepam- para la posterior fabricación de una droga de bajo coste que hace furor en Marruecos: el karkubi.
Se trata de un problema de índole nacional, pero que en Salamanca parece cercenado -con la detención de varios implicados- mientras que en otras provincias todavía trae en jaque a la Policía.

El gerente y abogado del Colegio de Farmacéuticos de Salamanca, Óscar Barazal, reconoce que las farmacias salmantinas actuaron "de manera muy diligente, en coordinación con la Policía Nacional" para conseguir "cortar el problema a tiempo".

Los traficantes se dedican a comprar el medicamento en España para trasladarlo a Marruecos y que en el país africano se combina con otros productos como el hachis, aunque los más pobres lo combinan con alcohol o pegamento. El resultado, el karkubi, es una droga que se vende por pastillas y cuyo precio es muy asequible para los jóvenes marroquíes. La caja de 2 miligramos -la preferida de estas mafias- cuesta casi 3 euros, pero con receta médica se reduce a solo 1 euro, por lo que se busca la máxima rentabilidad falsificando recetas médicas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más