19 junio 2019
  • Hola

La madre salmantina denunciada por secuestrar a su hijo: Me fui porque temía una desgracia

Dejó Fuerteventura en marzo "por las continuas agresiones" y se mudó a Salamanca con su bebé cuando aún tenía su custodia | Ahora puede ser detenida por detención ilegal

29 sep 2018 / 04:45 H.

Conflictos entre una expareja y un bebé de por medio. Una mujer que actualmente reside en Salamanca está viviendo una “auténtica tortura” después de que el padre del hijo que tienen en común, de poco más de un año de edad, le haya denunciado por secuestro tras haber abandonado su domicilio en la isla de Fuerteventura. Mientras que el progenitor pide al Ministerio Fiscal que emita a nivel nacional una orden de búsqueda y captura para dar con el paradero de la joven y poder así ver al niño, ella “pide justicia”. “No me vine porque sí, me fui porque temía una desgracia”, afirma.

En concreto, según el relato de la joven y acorde a los documentos que ha podido recopilar este diario, el pequeño Dylan nació en febrero de 2017 y fue el 13 de junio cuando, ante las continuas idas y venidas de la pareja, ambos se ven las caras en un juicio. En una sentencia, el juez otorga la guarda y custodia del menor a Rosa Neto, como se llama la madre, mantiene la patria potestad compartida y establece un régimen de visitas por el que el Jonatan, el padre, puede ver a su hijo las tardes de los lunes y los miércoles, además de fines de semanas alternos.

Sin embargo, según la joven de 24 años, los episodios de violencia sufridos por parte del padre hacia su persona durante todo un año fueron de tal índole que en marzo de este año decidió cambiar de domicilio. “Me ha pegado muchas veces, me ha intentado atropellar con una furgoneta, tuvo una prohibición de acercarse a mí y le daba igual porque se presentaba en mi puerta... El colmo fue cuando se presentó un día en casa, me pegó, me pisó la cabeza y tuvo que recogerme una ambulancia. Ahí fue cuando hice las maletas y me vine”, relata Rosa, que ha interpuesto varias denuncias como víctima de violencia de género.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más